Europa ganó la primera Rod Laver Cup, la competición disputada este fin de semana en Praga para dar al tenis su propia Ryder Cup, con una actuación estelar de Roger Federer en el partido que lo decidía todo.  

En la inédita Copa Laver, Europa derrotó 15 a 9 a Resto del Mundo con el ingrediente histórico de que el español y el suizo jugaron juntos. 

Son los protagonistas de una de las rivalidades más grandes de la historia del tenis. A lo largo de sus carreras se enfrentaron 37 veces, nueve de ellas en finales de Grand Slam, pero nunca habían estado del mismo lado de la red. Hasta el pasado fin de semana. Porque Rafael Nadal y Roger Federer, números uno y dos del mundo, no fueron rivales sobre la extraña carpeta negra del O2 Arena de Praga.  

Con el marcador 12-9 tras la derrota de Rafa Nadal en el partido anterior ante John Isner, Federer y el australiano Nick Kyrgios se iban a jugar inaugurar el palmarés para Europa o para el combinado del Resto del Mundo en un encuentro que respiró el aroma de las grandes ocasiones de la Copa Davis, y que el número 2 del mundo dominó cuando más azotaba la presión. 4-6, 7-6 (6) y 11-9 para el suizo, que dio la vuelta al marcador tras perder la manga inicial, ganando el segundo set en el tiebreak y llevándose un dramático súper desempate al mejor de 10 puntos en el que Kyrgios desperdició una bola de partido antes de caer por 11-9. 

El español y el suizo unieron fuerzas, se alentaron y se aconsejaron mutuamente y hasta jugaron juntos un partido de dobles histórico para el equipo de Europa que se consagró campeón de la primera edición de la Copa Laver. Y el torneo exhibición que reunió en la capital checa a grandes figuras del deporte “blanco” fue una fiesta e hizo realidad el sueño de muchos fanáticos de ver a dos de los mejores jugadores de todos los tiempos defendiendo la misma camiseta. 

Los resultados de los partidos y el triunfo por 15 a 9 de los europeos, capitaneados por el sueco Bjorn Borg, sobre Resto del Mundo, bajo el mando del estadounidense John McEnroe, quedarán en la memoria de los amantes del tenis como una simple anécdota.  

Con un formato similar a la Copa Ryder de golf, enfrentó al equipo de Europa con el de Resto del Mundo y se jugó en tres días, con un dobles y tres singles por jornada, en un O2 Arena de Praga que congregó 80 mil espectadores. Cada partido fue al mejor de tres sets, con el último en un super tie break a 10 puntos, y entregó un punto el viernes, dos el sábado y tres el domingo. La próxima Copa se jugará del 21 al 23 de septiembre de 2018 en el United Center de Chicago. 

 

“Seremos rivales hasta que nos retiremos. Por eso esta semana fue rara, pero especial, maravillosa y divertida”.  

Roger Federer 

Rod Laver Cup

“Tener a Roger al lado es un gran privilegio. Era algo que yo quise en algún momento de mi carrera y acá pude hacerlo realidad”.  

Rafael Nadal 

 

Noticia con información de: www.mundodeportivo.com, www.clarin.com