Tres inmuebles, entre ellos una escuela con más de mil alumnos, fueron evacuados este jueves en Quito por sospecha de bomba, dentro de lo que parece ser un sensación de histeria entre la ciudadanía y de precaución entre las autoridades de Ecuador.

Al respecto, la Secretaría General de Seguridad y Gobernabilidad del Municipio de Quito dio a conocer de que sus equipos de prevención y respuesta evacuaron a estudiantes, docentes y personal de área administrativa de la Unidad Educativa Municipal Sucre, a la Plaza de Santo Domingo “por amenaza de bomba”.

Cristian Rivera, técnico de riesgos de la Alcaldía de Quito, señaló que recibieron una llamada alertando sobre la presunta existencia “de un artefacto explosivo”.

El Secretario General de Seguridad del distrito metropolitano, Juan Zapata, indicó que se evacuó a 1.300 estudiantes, mientras el Ministerio de Educación, señaló que la Subsecretaría de Educación de Quito acompañó en la aplicación de protocolos de seguridad para alumnos, maestros y el personal administrativo.

Respecto de las supuestas amenazas de bomba, el Ministerio del Interior informó de que se descartó la existencia de cualquier artefacto explosivo tras un “barrido técnico” en la escuela y en el edificio del Municipio de Quito.

La Policía especializada aplicó una explosión controlada de una mochila encontrada en la zona del Municipio, pero descartó la existencia de explosivos.

También en la Vicepresidencia se evacuó el edificio mientras al policía especializada inspeccionaba el sitio, pero posteriormente la institución informó de que se trató de una falsa alarma.

“Se procede a realizar análisis e investigación de llamadas para establecer responsabilidades penales a los causantes”, indicó la Policía en Twitter.

Las alertas coinciden con un deterioro de la seguridad en la frontera norte del país, el reciente asesinato de tres miembros de un equipo periodístico y el secuestro de una pareja.

En los ataques con bomba desde finales de enero atribuidos a una banda disidente de las FARC vinculada presuntamente con el narcotráfico han muerto también cuatro soldados.

El Ministerio del Interior formuló un llamamiento a la calma y al orden a la ciudadanía en momentos en que el país atraviesa por situaciones de tensión por la violencia registrada en la frontera.

La Policía adelantó que mañana, viernes, compartirá vía electrónica experiencias con sus similares de Colombia, España, Perú y Honduras sobre los protocolos que utilizan ante “Noticias Falsas” que circulan en las redes sociales.

Por su parte, las autoridades han redoblado la vigilancia y, por ejemplo, en las carreteras en las provincias de Santo Domingo de los Tsáchilas e Imbabura, que conectan con la de Esmeraldas, se han reforzado los controles militares y policiales desde el lunes, según el diario El Comercio.

Añadió que en las terminales terrestres de las cabeceras cantonales también se alistan planes de contingencia y que acciones similares se observan en la zona limítrofe entre las provincias de Imbabura y Esmeraldas.

La Policía instaló un nuevo punto de control en la parroquia de Salinas, en donde se inicia la carretera Ibarra (Imbabura) – San Lorenzo (Esmeraldas).

Desde hace dos semanas, este retén móvil se suma a los puntos fijos de vigilancia que existen en la vía, en los sectores de San Jerónimo, que está a cargo de la Policía, y en la parroquia de Lita, que es manejado por el Ejército.

En la provincia del Carchi, entre tanto, se efectúan controles en los poblados fronterizos con Colombia, como en la parroquia El Chical, en Tufiño y en El Carmelo, indicó.

Noticia con información de: El Comercio.pe