El ex presidente ejecutivo de France Telecom y otros seis gerentes, serán sometidos a juicio por una serie de suicidios entre su personal a finales de la década de 2000.

Sobre el caso, los fiscales han sostenido durante mucho tiempo que presidían una cultura de acoso en la empresa, la cual llevó al suicidio a al menos a 19 empleados.

Están acusados ​​de “acoso moral”.

El ex jefe, Didier Lombard y sus compañeros acusados ​​niegan que sus duras medidas de reestructuración en 2006, fueran culpables de la consiguiente pérdida de vidas.

El impulso por una mayor eficiencia vino dos años después de que la compañía fue privatizada. Lombard estaba tratando de cortar 22,000 empleos y entrenar al menos a 10,000 trabajadores.

“Los sacaré de una manera u otra, por la ventana o por la puerta”, fue citado por los altos directivos en 2007.

Algunos fueron enviados lejos de sus familias o fueron dejados atrás cuando las oficinas fueron trasladadas, o asignados a trabajos degradantes.

Desde 2008 en adelante, al menos 19 miembros del personal se suicidaron, 12 intentaron suicidarse y otros ocho sufrieron de depresión y enfermedades relacionadas.

Entre los casos documentados:

  • En 2009, una mujer de 32 años se quitó la vida en el trabajo en París
  • Una mujer intentó suicidarse en la ciudad oriental de Metz al enterarse de que estaba a punto de ser transferida por tercera vez en un año
  • Un hombre fue encontrado muerto en su casa, después de aparentemente escribir una carta culpando a su trabajo
  • En 2011, un trabajador de 57 años intentó suicidarse cuando llegaba a su trabajo cerca de Burdeos

Lombard aceptó que la reestructuración molestó a los empleados, pero rechazó la idea de que ésta condujera a que la gente se quitara la vida.

France Telecom se convirtió en Orange en 2013.

“Como siempre ha dicho, Orange rechaza las acusaciones y presentará su caso durante la audiencia pública que se programará en los próximos meses”, dijo un portavoz de la empresa en respuesta a las noticias del juicio.

Si se los encuentra culpables, los acusados ​​podrían enfrentar dos años de prisión y 30,000 euros ($ 35,000) en multas.

Noticia con información de: www.bbc.com