Una mujer de 29 años ha sido puesta bajo las órdenes de las autoridades policiales en la localidad inglesa de Halstead, en el condado de Essex, después de que su perro mordiese a un niño que ha resultado muerto por las heridas.

La policía de la entidad no ha confirmado la edad de la víctima, sin embargo, de acuerdo a la información que manejan diversos medios de comunicación británicos, la fémina fue arrestada por no tener al can bajo control. El pequeño fue trasladado a un hospital, pero falleció instantes después por las heridas causadas. Por su parte, el perro, del que se desconoce su raza, permanece bajo custodia de los agentes.

Noticia con información de: www.levante-emv.com