Un buceador falleció durante la operación para salvar a 12 niños y su entrenador que se encuentran atrapados en una cueva en Tailandia, el último revés para una misión que podría verse complicada aún más por la posible llegada de más lluvia a la zona.

Samarn Poonan, un exmiembro de la unidad de élite de la Marina tailandesa que formaba parte del equipo de rescate en Chiang Rai, murió en la noche del jueves tras entrar a la cueva para dejar tanques de oxígeno en una ruta potencial de salida, dijo el comandante de su unidad.

Entre las opciones está enseñar a los niños a bucear, esperar que termine la temporada de lluvias o excavar un hueco sobre la cueva 

“Las condiciones en la cueva son duras”, dijo el almirante Apakorn Yuukongkaew, a los periodistas el viernes. “Cuando regresaba tras dejar los tanques de oxígeno, cayó inconsciente. Su compañero intentó administrarle los primeros auxilios y cuando no halló respuesta intentó moverlo. No dejaremos que su vida sea en vano. Seguiremos adelante”, afirmó.

El gobernador de Chiang Rai, Narongsak Osottanakorn, indicó el jueves que los socorristas estaban preparando una “tubería de oxígeno” dentro de los preparativos para la extracción del equipo infantil de fútbol, aunque precisó que los chicos no saldrán pronto.

Los equipos de rescate, que incluyen a equipos internacionales, están estudiando formas alternativas de sacar al grupo antes de la llegada de intensas lluvias al norte del país la próxima semana que podrían complicar más la operación.

“Hemos estudiado varias alternativas para encontrar las más factibles”, agregó Narongsak.

Entre las opciones está enseñar a los niños a bucear y salir nadando después, algo que se considera muy arriesgado; quedarse en la cueva varios meses hasta que acabe la temporada de lluvias y baje el nivel de las aguas; o excavar un hueco en la caverna desde el bosque que hay encima.

Los chicos, de entre 11 y 16 años, y su entrenador fueron hallados en la cueva el lunes, después de nueve días dentro, hambrientos pero con buen ánimo. Desaparecieron cuando entraron al complejo para explorarlo el 23 de junio.

 

Con información de www.es.reuters.com