Shimon Peres, ex presidente de Israel y Nobel de la Paz murió este martes a los 93 años, dos semanas después de sufrir un accidente cerebrovascular, y su fallecimiento ha sumido a Israel en un estado de duelo nacional por quien era considerado el último de sus “padres fundadores”.

Peres, que estuvo al frente de la política nacional israelí durante cinco décadas, en la que se inició con 18 años, sucumbió de madrugada días después de un letal derrame cerebral que sufrió el pasado 13 de septiembre.

Hoy, con gran tristeza, debemos despedirnos de nuestro querido padre, el noveno presidente de Israel, Simón Peres”, anunció su familia a las 7:00 de la mañana hora local (4:00 GMT) confirmando las informaciones que ya circulaban por los pasillos del hospital desde dos horas antes.

Jemi Peres, hijo del ex mandatario, describió a su progenitor como “uno de los padres fundadores del Estado de Israel”, declarado en 1948 por David Ben Gurión, de quien el dirigente fallecido fue su mano derecha.

El luto se transformó inmediatamente en un aluvión de comunicados de políticos -de izquierda y derecha por igual- e instituciones oficiales y no oficiales, mientras las emisoras de radio rebajaban sus decibelios a melódicas canciones generalmente reservadas para los días de duelo nacional.

Igualmente, los preparativos para el funeral de Estado han intensificado. EEUU, Alemania, Francia, Reino Unido, Australia, Canadá y al menos otros diez países estarán representados al máximo nivel el próximo viernes en el cementerio del Monte Herzl, lugar de sepultura de los “Grandes de la Nación” en Israel.

Noticia con información de: www.analitica.com