El presidente de la FIFA, Gianni Infantino, declaró al diario alemán ”Die Welt” que su organismo será muy riguroso con los aficionados violentos en la Copa Mundial de Fútbol Rusia-2018.

‘Los árbitros también tendrán por primera vez la oportunidad de parar un partido en caso de que se produzcan altercados’, añadió el directivo.

‘Esperamos que no sea necesario llegar a este punto pero, si lo fuese, la respuesta sería clara’, añadió para a renglón seguido explicar que la FIFA y los organizadores del campeonato mundial están bien preparados.

‘Todo ha sido preparado de forma minuciosa. Hubo una colaboración estrecha y discreta con las autoridades de todos los países’, precisó.

Infantino afrontará a partir del 14 de junio su primer Mundial como presidente de la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA), una organización a la que busca devolver a la normalidad tras el escándalo de corrupción que acabó con Joseph Blatter.

Preguntado por la novedad del videoarbitraje (VAR), que por primera vez se introducirá en un Mundial de fútbol, el directivo admitió que todavía no es todo perfecto, pero se mostró confiado en que esta nueva tecnología no acabe convirtiéndose en el centro de la polémica debido a posibles fallos.

‘Espero que el Mundial sea una gran fiesta’, dijo Infantino sobre el torneo, que se disputará del 14 de junio al 15 de julio en once ciudades del país más grande del planeta.

La semana pasada habían arribado a Rusia 1500 efectivos de seguridad extranjeros.

El organismo que rige al fútbol a nivel mundial indicó días atrás que se habían vendido 2,4 millones de entradas, con unas 800 mil que quedaron en manos de los aficionados locales. Estados Unidos lidera la lista de hinchas extranjeros con boleto en mano -pese a que su selección no participará-, seguidos de Brasil y Colombia.

Con información de www.prensa-latina.cu