Al menos cuatro adolescentes murieron en el choque entre un autobús escolar y un tren regional en la localidad de Millas, en el sureste de Francia. La ministra de Transportes, Elisabeth Borne, que ha acudido al lugar del accidente, ha confirmado que las cuatro víctimas viajaban en el autobús, que transportaba jóvenes de entre 13 y 17 años.

Según Philippe Vignes, prefecto de los Pirineos Orientales, “hay 24 heridos muy graves, 21 de ellos estudiantes de secundaria”. Los otros tres heridos viajaban en el tren.

El accidente tuvo lugar sobre las cuatro de la tarde en un paso a nivel en el municipio cuando el tren colisionó con la parte trasera del autobús, sin que por el momento se conozcan las causas del siniestro, según la televisión “France 3”. Según Afp, en el paso a nivel ya han tenido lugar otros accidentes, por lo que había recibido críticas por su peligrosidad.

Según la hermana de una de las chicas que viajaban en el autobús, ésta le contó que las barreras del paso a nivel no bajaron y el tren lo embistió partiéndolo por la mitad. El fiscal de Perpiñán, Jean-Jacques Fagny, ha declarado a Afp que “el autobús sufrió un golpe muy fuerte, está muy dañado”. El choque fue inminente.

La presidenta de la región de Occitanie, Carole Delga, indicó que el cruce tenía “buena visibilidad”, que era “automático y brillante”. “Parece que está bien mantenido, no hay informes de obsolescencia o mal funcionamiento”.

El ministro de educación ha descrito el accidente como “atroz” y el presidente Macron ha dado el pésame a las familias a través de su cuenta de Twitter. El primer ministro francés, Édouard Philippe, ha acudido al lugar del accidente.

Las autoridades activaron el centro operativo departamental con el fin de coordinar a los diferentes servicios. 70 bomberos, 10 vehículos de emergencia, 1 puesto médico avanzado, 2 helicópteros de seguridad civil y 2 helicópteros UAS.

 

Noticia con información de: elmundo.es