La selección francesa alcanzó el martes la final del Mundial tras derrotar 1-0 a Bélgica con un gol del defensor Samuel Umtiti. Francia, campeón del mundo en 1998, definirá el título con el ganador de la semifinal que disputan hoy miércoles Croacia e Inglaterra.

Umtiti anotó el gol a los 51 minutos cuando se adelantó a la defensa rival para rematar de cabeza un tiro de esquina enviado por Antoine Griezmann desde la punta derecha.

Bélgica generó las llegadas más peligrosas en la primera media hora del partido disputado en el estadio de San Petersburgo, en la que Francia no parecía tener respuestas para el planteo de su rival.

Eden Hazard y Kevin de Bruyne enloquecieron a la zaga francesa, que recién comenzó a hacer pie cuando Paul Pogba retrocedió unos metros en el campo para ayudar en defensa.

Bélgica estuvo cerca a los 16 minutos, cuando Hazard remató desviado un pase de De Bruyne.

Para Francia será su tercera final; se coronaron en 1998 al ganarle a Brasil (3-0) y perdieron ante Italia en 2006 (penales)

La más clara de los “Diablos Rojos” fue a los 22 minutos con un disparo de media vuelta de Toby Alderweireld, pero el portero Hugo Lloris evitó la caída de su meta al desviar el balón con un vistoso lance.

Poco a poco Francia fue nivelando las acciones y estuvo cerca de anotar a los 40 minutos con un potente disparo de Benjamin Pavard que el portero Thibaut Courtois desvió con el pie derecho.

Durante el Mundial se dijo que Francia debía levantar su nivel frente a lo mostrado en la fase de grupos, y el elenco europeo lo hizo, una vez más.

El entrenador Didier Deschamps, capitán de la selección gala campeona del mundo en 1998, destacó el desempeño de sus dirigidos.

“Mostramos carácter y mentalidad, fue un partido muy complicado. Trabajamos duro en defensa (…) deberíamos haber aprovechado más los contraataques, pero tengo que felicitar a todo el equipo”, declaró.

Por su parte el DT de Bélgica, Roberto Martínez, lamentó que su equipo se haya ido sin marcar por primera vez en el Mundial. “Lamentablemente para nosotros la diferencia fue una pelota quieta. El partido fue muy parejo”, señaló.

Tras el gol del zaguero del Barcelona, Bélgica se fue con todo al frente en busca del empate que nunca llegó gracias a la sólida defensa de Francia y a las intervenciones de Lloris.

Ya en el descuento, Courtois salvó su valla ante un esquinado remate de Griezmann y otra vez frente a Corentin Tolisso.

Con información de www.lta.reuters.com