La escena esperada por muchos defensores de la privacidad desde hace años. A un lado:  56 senadores miembros del Comité del Senado de Comercio, Ciencia y Transporte, y en la otra esquina Mark Zuckerberg, fundador de Facebook. La inmensa mayoría de ellos, 44, han solicitado por antemano hacerle preguntas.

”Estamos aquí, Señor Zuckerberg, por lo que usted ha definido como una quiebra de la confianza”. Comenzaba el Senador John Thune, ante un Mark Zuckerberg que mantenía la compostura con un toque de nerviosidad. “Esto son las consecuencias de gente abusando las herramientas que usted ha creado. Sé que han hecho algunos cambios y mejoras”, continuaba Thune, pero “esto debería ser un toque de atención a la industria tecnológica.” “América y el mundo está escuchando”, concluía.

La vista comenzó tarde. Zuckerberg entró en la sala 15 minutos después de que estuviera establecido que comenzase. Mientras las acciones de Facebook subían en la bolsa

El Senador Chuck Grassley, chairman del comité fue al ataque durante sus minutos de micrófono. “No es un secreto que Facebook hace dinero gracias a los datos que recolecta, aunque muchos usuarios parecen desconocer este hecho”. “Los consumidores deberían poder decidir si comparten sus datos y qué se hace con ellos. No estar limitados a un ‘check’ en un formulario. El status quo ya no funciona”.

“Si ustedes y otras plataformas sociales se salen con la suya no tendremos privacidad nunca más”. Comenzaba fuerte el Senador Bill Nelson. “Usted me dijo que Facebook había fallado en salvaguardar los datos de los usuarios. No es la primera vez que ocurre.” Nelson admitía que “Creo que tus palabras son genuinas” y recordó que habrá una vista separada con los ejecutivos de Cambridge Analytica. “Si Facebook no puede regularse, los legisladores lo haremos.”

“En retrospectiva, fue un error haber creído que Cambridge Analytica había borrado esos datos en 2015”.

Tras las declaraciones iniciales, era el primer turno de Zuckerberg para hablar. “Yo fundé Facebook, yo lo dirijo y yo soy el responsable de lo que ocurre.” Parte del discurso preparado por adelantado y que había sido adelantado el lunes. Recordó que los cambios de privacidad adoptados en 2015 habrían evitado que un caso como el de Cambridge Analytica ocurriese de nuevo.

“Vamos a investigar decenas de miles de aplicaciones” conectadas a Facebook y prohibir el acceso a la plataforma si han realizado alguna actividad ilícita con los datos de los usuarios. “Vamos a tener un papel más proactivo a partir de ahora”. La respuesta ante la pregunta de por qué esto no había sido solucionado en 2015 cuando ocurrió la brecha de datos: “En retrospectiva, fue un error haber creído que Cambridge Analytica había borrado esos datos en 2015”.

Las preguntas se fueron haciendo más duras con el paso del tiempo

Zuckerberg recuerda que para finales de año tendrán a 20.000 personas subcontratadas revisando contenido en la compañía. Y que en “5 a 10 años” existirán herramientas inteligentes capaces de acabar con el contenido de odio en redes sociales. La promesa recuerda a Bill Gates en 2004 diciendo que en “dos años” acabarían con el problema del spam. Volviendo a la trama rusa. “Hay gente en Rusia cuyo trabajo es explotar nuestros sistemas”, afirmaba Zuckerberg, mientras enumeraba que habían borrado “decenas de miles de cuentas” creadas por empresas asociadas con los servicios de inteligencia rusos.

Noticia con información de: La Vanguardia