Una mujer de New Hampshire pudo cobrar la semana pasada el premio que ganó en la lotería Powerball, pero no sin tener que enfrentar al gobierno del estado en la corte.

El premio fue de 559.7 millones de dólares, pero la ganadora no tenía ninguna intención de revelar su nombre. Dicha acción desafía una de las leyes del estado, ya que todo ganador debe constatar su identidad, así nadie puede acusar a la lotería de quedarse con las ganancias.

El representante legal de la afortunada ganadora cobró el cheque a nombre del fideicomiso Good Karma Family. Al descontar todos los impuestos, el fideicomiso recibió un total de 352 millones de dólares.

De acuerdo a los abogados de la mujer, ella planea donar hasta 50 millones de dólares a diversas organizaciones de caridad. Para empezar, organizaciones como Girls Inc y End 68 Hours of Hunger ya recibieron donaciones por 150 mil y 100 mil dólares, respectivamente.

“Mi cliente no quiere ningún reconocimiento. Ella no quiere ningún crédito,” dijo William Shaheen, uno de los abogados. “Ella solo quiere hacer cosas buenas.”

Al mismo tiempo, la mujer lucha en la corte por mantener su anonimato. La comisión de la lotería declaró que nunca desea interponerse entre un ganador y su premio, pero hay una ley que exige la identificación de todo ganador, o en su defecto, el de un fideicomiso. El error de la mujer fue la de firmar su boleto de Powerball con su nombre.

Aunque la dama ya pudo cobrar el cheque, un juez se encuentra evaluando el caso para determinar si es más importante la privacidad de la ganadora o las leyes del estado en esta materia. Los abogados tienen planeado apelar el fallo en caso de que la mujer esté obligada a revelar su identidad.

En relación a las organizaciones beneficiadas, los directores de éstas nunca habían visto una muestra de caridad tan generosa. El dinero les va a permitir extender sus programas y servicios para niñas y niños.

Noticia con información de: televisa.com