Gareth Bale se hizo sentir en la cancha este domingo y -a falta de los goles de Cristiano- se vistió de héroe para que el Real Madrid alzara su Champions número 13. Con el entusiasmo de los fanáticos aún por las nubes, el galés sentenció que quizá su futuro no esté ligado más tiempo al club merengue. Bale necesita más minutos y está dispuesto a buscar un equipo que se los dé.

La declaración del delantero corrió como pólvora y varios grandes de Europa ya le pusieron el ojo al jugador de 28 años. Entre los interesados se cuenta el Manchester United, que según citaron algunos medios ingleses, estaría dispuesto a subir por mucho el salario de 11 millones (netos) que percibe actualmente en las filas madridistas.

Bale buscaría minutos en cancha y el respaldo del entrenador y el club, puntos que no están del todo seguros en el Real Madrid, por lo que en la final de Kiev lanzó el dardo de que su representante se sentaría a hablar con la directiva en los próximos días. “Quiero jugar cada fin de semana y hablaré con mi agente”, sentenció.

Aunque The Sun asegura que el Manchester United podría ofrecer 227,5 millones de euros, The Independent indicó que no pasarían de los 136,5 millones de euros por los servicios del galés. Y al parecer, en la capital española sólo tomarían en cuenta la primera cifra, ya que han tasado la ficha del 11 en 230 millones de euros, de acuerdo a Daily Star.

En 2013, su traslado del Tottenham le costó al Real Madrid 97 millones de euros.

Además del interés que despierta en la Premier League, Gareth Bale también tendría ‘pretendientes’ en la Bundesliga. Según recoge Prensa Latina, el Bayern Múnich también podría tratar de llamar la atención del atacante, quien en una entrevista a Sport Bild antes de la semifinal de Champions, aseguró estar halagado por el posible interés del club bávaro.