El doodle de este 27 de diciembre, celebra el 116° aniversario del nacimiento de Marlene Dietrich, considerada la novena mejor actriz del mundo, tuvo un pasado que pocos recuerdan: vivió en la soledad.

Esta actriz y cantante alemana que adoptó la nacionalidad estadounidense, y se jactaba de sus excesos sexuales con altos funcionarios del estado norteamericano y presumió haberse acostado con tres integrantes de la familia Kennedy: Joseph P. (exembajador de EE.UU. en Reino Unido), Joseph P. Jr. (oficial de la Marina USA, aviador naval y piloto ) y John F. (35° presidente de EE.UU).

Dietrich saltó a la fama mundial con su papel como cantante de cabaret Lola-Lola en la primera película de habla alemana, ‘Der Blaue Engel’ (1930) y su versión en inglés, ‘The Blue Angel’.

Si buscáramos una palabra para definirla, sin duda sería arriesga.

Marlene Dietrich mantuvo un romance con James Stewart, durante el rodaje del western ‘Destry Rides Again’ (1939), con quien tuvo un hijo; sin embargo, lo abortó y el actor permaneció sin saberlo.

En cuanto a las manías de Marlene Dietrich, catalogada como la novena mejor estrella femenina de todos los tiempos, de acuerdo al American Film Institute, figura poseer un espejo a disposición para admirarse y retocarse. Asimismo, chupaba las cáscaras de limón a fin de mantener tensos los músculos de su boca.

A la edad de 90 años, Marlene Dietrich dejó de existir producto de una insuficiencia renal en la ciudad de París, Francia, el 6 de mayo de 1992.

Marie Magdalene Dietrich nació el 27 de diciembre de 1901 en Schöneberg, Berlín, en una familia de clase media.

La bella actriz dio la vuelta a las nociones y estereotipos sobre la feminidad: se puso un esmoquin y un sombrero de copa como una sensual bailarina de un club nocturno en Marruecos, y vistió trajes de seda para hombres fuera de la pantalla, provocando miradas y comentarios que intentaron derribarla.

A pesar del glamour, la fama, el éxito y de su increíble sensualidad, Marlene Dietrich vivió rodeada de la soledad.

Solo tuvo una hija, y la fama que llegó a construir con sus películas (y por las cuales fue considerada una musa del Séptimo Arte) no le valieron para llenar los espacios de soledad y abandono.

Hoy Google la convierte en su musa al dedicarle un doodle.

Noticia con idiariocorreo.pe, www.nuevamujer.com