Google de Alphabet Inc dijo que identificó y cerró 39 canales de YouTube ligados a la radiodifusión estatal de la República Islámica de Irán. El gigante informático también eliminó seis blogs en Blogger y 13 cuentas de Google+.

“Nuestras investigaciones sobre estos tópicos están en curso y seguiremos compartiendo nuestros hallazgos con quienes hacen cumplir la ley y otras entidades gubernamentales relevantes en Estados Unidos y otros países”, afirmó Google en una publicación en un blog.

El martes, Facebook Inc, Twitter Inc y Alphabet Inc removieron de forma colectiva cientos de cuentas ligadas a una supuesta operación de propaganda iraní.

Google, que se unió a la firma de ciberseguridad FireEye Inc para proporcionar inteligencia a la empresa, dijo que detectó y bloqueó intentos de “actores patrocinados por estados” en los últimos meses.

FireEye aseguró que sospechó de una “operación de influencia” que parece originarse de Irán, apuntada a audiencias en Estados Unidos, Reino Unido, América Latina y Oriente Medio.

Las acciones de FireEye escalaron hasta un 10 por ciento a 16,38 dólares después que Google identificó a la compañía como consultor.

Donald Trump criticó la medida

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, criticó el viernes a las empresas de redes sociales, afirmando sin pruebas que han silenciado a “millones de personas” en un acto de censura.

Trump no mencionó a ninguna de las empresas por nombre, no obstante, el martes, Facebook Inc, Twitter Inc y Alphabet Inc eliminaron cientos de cuentas vinculadas a una presunta operación iraní de propaganda y Facebook retiró una segunda campaña que, según dijo, estaba relacionada con Rusia.

“Los Gigantes de los Medios Sociales están silenciando a millones de personas”, escribió Trump en Twitter. “No pueden hacer eso, aun si implica que debemos seguir escuchando Noticias Falsas como (las de) CNN (…). ¡La gente tiene que descubrir qué es real y qué no lo es, sin censura!”.

Las agencias de inteligencia estadounidenses han llegado a la conclusión de que Rusia intentó influir en la elección presidencial de 2016 a través del “hacking” y otras acciones, incluido el uso de redes sociales para interferir en la campaña.

Trump criticó a la industria de las redes sociales la semana pasada, asegurando sin aportar pruebas que compañías no identificadas estaban “discriminando totalmente a las voces republicanas/conservadoras”.

Los tuits fueron publicados tras las acciones adoptadas por Apple Inc, YouTube -propiedad de Alphabet- y Facebook para retirar contenido publicado por Infowars, un sitio web liderado por el teórico de la conspiración Alex Jones, cuya cuenta de Twitter fue suspendida temporalmente el 15 de agosto.

Con información de www.lta.reuters.com