Además de la dicha por el nacimiento de su tercer hijo, William de Inglaterra tiene muchos motivos para sonreír. Su hermano, el príncipe Harry, le ha escogido como padrino de su boda con Meghan Markle. El anuncio fue realizado por el Palacio de Kensington en su cuenta de Twitter.

Cuando todos andan pendientes del nombre que recibirá el nuevo miembro de la familia real, nacido el pasado lunes, la noticia es que Harry le ha pedido a William que sea su best man en su boda con la exactriz de Suits. Esta figura se suele traducir por padrino pero no tiene el mismo significado en las culturas anglosajonas que en la nuestra.

El padrido o best man es algo así como el cómplice del novio, un figura para que normalmente se elige al mejor amigo del novio a un hermano. Una tradición que significa que el novio se liga con alguien especial para él en el día de su boda y que es algo parecido a las damas de honor de una novia en una boda anglosajona.

Por tanto William, como lo hizo con él Harry cuando contrajo matrimonio con Kate Middleton, será el cómplice más cercano de su hermano pequeño en los días previos al enlace y durante el mismo. Su misión será estar junto al novio en los preparativos del día de la boda, ayudarle a planificarla, quizá organizar su despedida de soltero y casi con toda probabilidad escribir un discurso emotivo y divertido a partes iguales que pronunciará durante la celebración. Todo con el debido decoro y mesura que requiere una boda que, aunque se anuncia ligeramente alternativa, no deja de ser real y la de uno de los hijos del heredero al trono, aunque el contrayente tenga escasas posibilidades de ocuparlo algún día porque tiene cinco personas por delante de él en la línea de sucesión.

Noticia con información de: elpais.com