Inglaterra selló su clasificación para el Mundial 2018 tras ganar 1-0 a Eslovenia con un gol de Harry Kane en el tiempo de descuento. Los Tres Leones ni lo buscaron ni lo merecieron pero lograron reservar el billete a Rusia a falta todavía de un partido gracias al gran estado de forma del delantero del Tottenham.

Ta solo un empate le valía a Inglaterra para su boleto, ya que su igualada sin goles ante Eslovenia, unida al 0-0 en el Escocia-Eslovaquia metía a los Pross en la cita de Rusia 2018. Para acabar con las dudas, en los últimos minutos se puso todo más de cara para no poner en peligro su presencia: Escocia se adelantó a Eslovaquia… y Kane puso el brillo en Wembley en un gris partido de los ingleses (1-0).

Kane, Rashford y Sterling formaban el tridente pero la falta de creatividad en el medio del campo condenó al público de Wembley a una primera mitad infame. El 70% de posesión era un mero adorno para la estadística y Oblak apenas tuvo que detener un disparo de falta de Rashford para mantener el 0-0 al descanso.

Los  Three Lions asediaron la meta de Oblak, que se mostró espectacular durante todo el partido… pero nada pudo hacer ante el remate a bocajarro de Kane. Inglaterra sacó los tres puntos en casa y clasificó con todo merecimiento, aunque sin lucimiento.

El delantero del Tottenham suma 14 tantos en 10 partidos, entre su club y la selección, y se confirma como el mejor 9 del momento. Inglaterra estará en su sexto Mundial consecutivo, gracias a Kane.

Gareth Southgate salió con dinamita en el ataque para intentar cerrar el partido cuando antes, nunca logró mejorar la imagen de su selección pero, tras lograr seis victorias y dos empates en los siguientes ocho partidos, estará en Rusia pese a que en principio llegaba como interino. Así, los ingleses viajaran a Lituania el próximo domingo sin nada en juego pero con muchas dudas. A la Eurocopa también llegaron sin despeinarse y nadie olvida la eliminación en octavos ante Islandia.

Noticia con información de: www.marca.com