Paul Ceglia, el norteamericano que reclamó la propiedad de la mitad de Facebook pero que afronta juicio en Estados Unidos, evalúa pedir asilo en Ecuador, donde está detenido desde el jueves.

Ceglia y su familia sopesan “un asilo en el Estado ecuatoriano”, un país que “le gusta mucho”, y en el que considera que “existe mucho respeto por los derechos humanos”, dijo hoy a Efe su abogado, Roberto Calderón.

 Es que por ello -subrayó- decidió viajar a Ecuador cuando “temía por su vida” en Estados Unidos.

El estadounidense, de 45 años y diseñador de páginas web, escapó en el 2015 de un juicio por presunto fraude y extorsión al fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, a quien exigió la mitad de la empresa por haber colaborado supuestamente en su desarrollo.

Según Calderón, permanecer en Ecuador “sería la mejor opción” para su defendido, quien está en un centro de privación de libertad provisional en el norte de Quito, donde “está muy agradecido” por “el trato bastante humano” que recibe de parte de los funcionarios de prisiones.

En declaraciones a Efe Marie, esposa de Ceglia, se mostró “preocupada” por la situación pero confirmó que en el centro de detención “son amables con él”.

El hombre, que a decir de su abogado está “hace más de un año en Ecuador“, se encuentra en situación migratoria irregular y para poder solicitar el asilo deberá antes solucionar esa condición.

El estadounidense llegó al país andino con su esposa y dos de sus hijos (actualmente de 14 y 15 años), y en Ecuador tuvo hace seis meses a un tercero, Orión, lo que podría ayudar a solucionar su condición legal.

“El Estado ecuatoriano consideraría que es importante que pueda regularizar su situación en Ecuador a fin de que el núcleo familiar no se vea afectado”, matizó el letrado.

Calderón está a la espera de que se resuelva la apelación a la prisión preventiva y el “habeas corpus” que ha presentado porque no se dieron conforme a la ley, que contempla que “ninguna persona puede permanecer detenida más de 24 horas sin pronunciamiento de la autoridad”.

Ceglia, que según su abogado trabajaba desde Ecuador en asesorías y desarrollo de páginas web para empresas internacionales, fue arrestado el jueves por la mañana en la provincia de Santa Elena (suroeste), y la primera audiencia que tuvo fue el sábado, en Quito.

Calderón asegura por tanto que el arresto “empieza con una violación de la Constitución y la Ley, y torna la prisión en abusiva, inconstitucional e ilegal”.

Cuestionó también que aún no hayan sido notificados sobre quién será el juez competente para la audiencia de “habeas corpus” “por lo que existiría un retardo en la administración de justicia que, de continuar, podría incluso (arrastrar) acciones internacionales contra el Estado ecuatoriano por denegación de justicia”.

Noticia con información de: elcomercio.pe