A un hombre de Camberwell se le ordenó firmar el registro de delincuentes sexuales durante diez años y se le prohibió viajar en trenes TfL entre la 1:00 y las 7:00 de la madrugada, eso tras agredir sexualmente a dos hombres mientras dormían en el metro.

Fernando Enclada, de 37 años, de Mary Datchelor Close, apareció este lunes en el Tribunal de la Corona de Blackfriars, donde se declaró culpable de dos cargos de agresión sexual.

Según la Policía Británica de Transporte, la primera víctima de Fernando fue atacada en las primeras horas del 4 de febrero de 2017, mientras dormía en un tren de Central Line en dirección este, cuando viajaba desde Tottenham Court Road.

Enclada tocó al hombre inapropiadamente mientras hacía comentarios sexuales, antes de que la víctima lo expulsara de la estación de Woodford.

El siguiente asalto ocurrió cinco meses después, el 1 de julio, cuando un hombre se despertó en Central Line y encontró a Enclada que le practicaba un acto sexual.

Se dice que la víctima, quien había abordado el tren en dirección este aproximadamente a las 3:30 am, retó a Enclada cuando el atacante huyó de la escena.

Ambas víctimas tenían más de 20 años de edad.

Enclada fue arrestado el 14 de julio de 2017 por agentes de civil de la policía de transporte británica y acusado de dos cargos de agresión sexual.

El agente de detectives Andy Parkinson, que investigó el caso, dijo: “El comportamiento sexualmente inapropiado e invasivo de Enclada fue no solicitado y perverso. Explotó las vulnerabilidades de dos hombres durmiendo y los agredió sexualmente. Sus acciones fueron aborrecibles y vergonzosas. Ambas víctimas en este caso demostraron gran fortaleza al informar el comportamiento de Enclada. Personalmente, me gustaría agradecerles por su apoyo, gracias a la abrumadora evidencia en su contra, Enclada se vio obligado a declararse culpable”.

Por otro lado, Parkinson indicó que: “Nunca toleraremos el comportamiento sexual no deseado y trabajaremos arduamente con TfL para enviar un mensaje claro de que estas ofensas serán investigadas enérgicamente”.

Enclada recibió una sentencia de nueve meses suspendida por dos años. Se le ordenó pagar una multa de £ 900 y se unirá al registro de delincuentes sexuales durante diez años, y también recibió una orden de prevención de daños sexuales durante cinco años.

Esto significa que tiene prohibido usar el metro, London overground, National Rail y DLR entre la 1am y las 7am, y solo podrá viajar dentro de la zona TfL con una tarjeta registrada Oystercard, sin contacto o un pase de libertad.

Siwan Hayward, jefe de la policía de transporte en Transport For London, dijo: “Las acciones de Enclada fueron despreciables y aborrecibles. Con nuestros socios en el MPS y BTP nos comprometemos a erradicar los delitos sexuales del transporte público de Londres. Felicitamos a las víctimas por informar y apoyar la investigación policial. Este caso envía un mensaje claro de que los delincuentes serán atrapados y tendrán que hacer frente a la justicia por sus crímenes desagradables”.

Noticia con información de: www.southwarknews.co.uk