Este martes, el gobierno del Reino Unido honró a 8 británicos por salvar miles de vidas judías durante el Holocausto.

Estos 8 ciudadanos británicos fueron honrados en una ceremonia de conmemoración del Día Internacional del Holocausto, auspiciada por la Oficina Británica de Asuntos Exteriores y de la Commonwealth y la Embajada de Israel en Londres.

La medalla de “Héroes Británicos del Holocausto” se otorga a los ciudadanos británicos que realizaron actos extraordinarios de valor y sacrificio para ayudar a los judíos y otros durante el Holocausto. Descendientes y representantes de los ocho individuos asistieron a la ceremonia.

Los destinatarios del premio incluyeron a los diplomáticos británicos John Carvell y Sir Thomas Preston, quienes emitieron casi 1,500 judíos alemanes y lituanos con certificados que les permitieron escapar de la persecución. Muchos de ellos lograron escapar hacia el Mandato Británico de Palestina y Suecia.

Margaret Reid, quien trabajó en la Oficina de Control de Pasaportes de la Embajada de Berlín y emitió visas que permitieron huir a miles de judíosperseguidos, también recibió el premio. Otro destinatario fue Sir George Ogilvie-Forbes, el Encargado de Negocios de la Embajada Británica en Berlín desde 1937 hasta 1939, quien deliberadamente hizo ojos ciegos a sus superiores para poder emitir visas en auxilio de judíos.

Dorothea Webber fue reconocida por albergar a una amiga judíaHedwig Bercu, después de la ocupación nazi. Más tarde se casó con un soldado alemán, Kurt Ruemmele, que ayudó a esconder a su amigo.

Otros dos destinatarios fueron Doreen Warriner y Trevor Chadwick, dos académicos que trabajaron estrechamente con Sir Nicholas Winton, apodado el “Schindler británico” por la prensa británica, para evacuar a casi 700 niños de Checoslovaquia a Gran Bretaña antes del estallido de la Segunda Guerra Mundial.

A la ceremonia también asistieron el secretario de Exteriores británico, Boris Johnson, el embajador israelí Mark Regev, el Gran Rabino de Reino UnidoEphraim Mirvis, el Arzobispo de Canterbury Justin Welby, así como otros dignatarios y sobrevivientes del Holocausto.

“La convicción moral y la valentía de los héroes británicos del Holocausto deberían llenarnos de orgullo”, dijo Johnson.

“Estas personas excepcionales salvaron cientos de vidas y fueron más allá del cumplimiento del deber en las circunstancias más difíciles para hacer lo correcto”, agregó.

Como gobierno, estamos comprometidos a garantizar que la sociedad aprenda las lecciones del Holocausto para que la intolerancia y los prejuicios no se arraiguen”.

Reino Unido trabaja ya en su primer memorial del Holocausto. Se han destinado 71 millones de dólares para su construcción junto al Parlamento en Westminster que estará finalizado para 2021.

Noticia con información de: www.enlacejudio.com