El tiempo para encontrar con vida a los 44 tripulantes del perdido submarino argentino “ARA San Juan” se agotaba este miércoles, siete días después de reportarse una avería que motivó una desesperada búsqueda en el Atlántico Sur.

Los últimos partes de la Armada (marina de guerra) señalan que se atraviesa una fase crítica para la supervivencia de los submarinistas, que son buscados por aeronaves y buques de 13 países.

Dos fuentes diferentes revelaron al diario argentino Clarín que se detectó una señal a partir de la cual se estableció un nuevo perímetro de búsqueda en el Atlántico Sur.

Cerca de la medianoche, una flota encabezada por la corbeta Drummond se dirigía al lugar para tratar de verificar si esa señal corresponde al submarino desaparecido desde la semana pasada, después de que el miércoles perdiera todo tipo comunicación con las bases terrestres.

“La preocupación va ‘in crescendo’. Vamos entrando de a poco a un tiempo crítico”, dijo el portavoz naval, Enrique Balbi.

Las autoridades ordenaron la madrugada de este miércoles un operativo de alerta preventiva en hospitales de Comodoro Rivadavia, en la Patagonia, a 1.760 Km al sur de Buenos Aires, donde podrían ser llevados los marinos perdido si fuesen hallados.

La versión coincide con otra información que surgió desde la Marina de los Estados Unidos que habría localizado con uno de sus aviones una “mancha calórica”, que se correspondería a un objeto metálico, a unos 300 kilómetros de la costa de Puerto Madryn y a unos 70 metros de profundidad en el Atlántico Sur.

El ARA San Juan zarpó hace nueve días desde Ushuaia y el domingo debía llegar a su apostadero en Mar del Plata. La última comunicación se produjo el miércoles de la semana pasada a las 7.30 horas.

Unos 4.000 efectivos de varios países -Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, Alemania, Brasil, Chile, Perú, Colombia y Uruguay, además de Argentina- participan en la operación de búsqueda y rescate en el mar.

 

Noticia con información de: www.globovision.com, www.lavanguardia.com