La filtración de los ‘Papeles del Paraíso’ podría dañar la reputación de la reina Isabel II, según ha señalado una fuente cercana al Gobierno del Reino Unido a RIA Novosti bajo condición de anonimato.

Datos

  • La Casa Real británica figura en una importante filtración publicada el pasado domingo por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (CIPI).
  • Los materiales, conocidos como ‘Papeles del Paraíso’, comprometerían a empresas rectoras de todo el mundo, políticos, jefes de Estado, personas prominentes del mundo del espectáculo y de los deportes, que, presuntamente, protegieron su riqueza en paraísos fiscales secretos.
  • Según los documentos, el Ducado de Lancaster, que es propiedad de la reina y le proporciona fondos para gastos personales, mantuvo parte de sus activos en fondos registrados en las Islas Caimán y Bermuda.

Aunque “no es ilegal” invertir en compañías ‘offshore’, de confirmarse los datos, “casi seguro” que causarán un escándalo en el Reino Unido, ha señalado la fuente de RIA Novosti, que recuerda que la última vez que se produjo una filtración de ese tipo (el escándalo de los ‘Papeles de Panamá’), el entonces primer ministro británico David Cameron “estuvo a punto de perder el cargo”.

Si bien la reina “no corre este riesgo” y “está claro que ella personalmente no se ocupa de cuestiones financieras”, la filtración puede provocar consecuencias “desagradables”, indica la fuente, detallando que el Ducado de Lancaster “tendrá que responder una serie depreguntas incómodas” y publicar algunos documentos “para convencer a los británicos de la ausencia de fraude”.

Según la BBC, los fondos ‘offshore’ invirtieron el dinero de la reina en compañías con una reputación dudosa, incluida la cadena de ventas de alcohol Threshers, que quebró en el 2009, o BrightHouse, una empresa británica de alquiler con derecho de compra de muebles y electrodomésticos que ha sido criticada por préstamos irresponsables.

En respuesta a la filtración, un portavoz del Ducado de Lancaster afirmó que operan “una serie de inversiones” y “unas cuantas de ellas son con fondos en el extranjero”. “Todas nuestras inversiones son auditadas y legítimas”, aseguró, agregando que “la reina paga impuestos de forma voluntaria” sobre los ingresos que recibe del ducado.

A su vez, Chris Adcock, director financiero del Ducado de Lancaster, ha indicado a la BBC que “el ducado solo ha invertido en fondos de capital privado de alta consideración, siguiendo la recomendación de nuestros asesores de inversión”.

Noticia con información de: rt.com