Tras la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE), Irlanda del Norte deberá permanecer dentro del mercado único y la unión aduanera para mantener abierta su frontera con la vecina Irlanda, según indica un documento comunitario divulgado este viernes por RTE.

Este medio irlandés ha tenido acceso a un “documento interno” elaborado por el grupo de trabajo del jefe negociador comunitario, Michel Barnier, quien mantiene conversaciones con sus socios británicos para determinar las condiciones de este divorcio.

El texto fue distribuido el miércoles a los países miembros y presentado el jueves a la delegación del Gobierno de Londres, encabezada por el ministro para el “brexit”, David Davis.

El documento, destaca la RTE, contiene la “propuesta más clara” efectuada hasta la fecha por la UE respecto a la cuestión de la frontera irlandesa, pues recalca que para evitar una barrera física estricta el Reino Unido debe permanecer en el mercado único y la unión aduanera o, en su defecto, que sea Irlanda del Norte la que siga dentro de estos espacios económicos.

La ausencia de una “frontera dura” requiere que no haya “divergencia de reglas” entre las dos jurisdicciones de la isla de Irlanda, clave para mantener la cooperación entre “Norte y Sur”, salvaguardar sus estrechas relaciones económicas y “proteger el acuerdo del paz del Viernes Santo” (1998), agrega el texto comunitario.

La posición de la UE refleja la del Gobierno de Dublín, que pide a Londres más esfuerzos para solucionar este asunto, más allá de las “propuestas tecnológicas” sugeridas por el Ejecutivo de la primera ministra, la conservadora Theresa May, para controlar la frontera norirlandesa tras el “brexit”.

Noticia con información de: www.eldiario.es