¡Fuera!”, gritó inmediatamente la abuela del príncipe Guillermo al animal, escondiendo el ramo tras la espalda. Aunque acató la orden, el pequeño caballo se tomó la revancha poco después cuando, al volver a encontrarse, saludó a la monarca con un relincho. Meses más tarde, en febrero, fue el príncipe Harry el que se tuvo que enfrentar a su genio y es que el corcel le intentó morder durante la visita que realizó al castillo de Edimburgo junto a Meghan Markle. A pesar de la anécdota con la pareja, el protagonismo ha vuelto a ser para Isabel.

La reina británica regresó el pasado martes a Escocia donde, por supuesto, la estaba esperando Cruachan. Esta vez, sin embargo, el equino, que ha demostrado tener memoria, no se ha conformado con intentar comerse algo de la reina, sino que ha dado un paso más. Cuando Isabel II se dirigía al camino de Balmoral el pony decidió mostrarle sus ‘respetos’ haciendo sus necesidades delante de ella. “¡Aquí estás otra vez!”, exclamó la reina mientras se tapaba la nariz para intentar bloquear el olor.
Noticia con información de: www.semana.es