El hombre siempre ha buscado la manera de vivir una vida larga y llena de buena salud, sin embargo son pocas las personas que logran llegar a una edad lo bastante avanzada y en buenas condiciones. Los habitantes de una isla en Japón se han convertido en la excepción de esta norma.

Investigaciones han demostrado que los oriundos de Okinawa, son los seres humanos más longevos del mundo y que gozan de buena salud. Hasta ahora, los científicos han estudiado este fenómeno y lo atribuyen a la dieta de quienes habitan en el lugar, e incluso han comprobado que en este territorio la incidencia de enfermedades cardiovasculares y cáncer es muy baja.

Entonces ¿Qué es lo que comen los okiwaneses?

Craig Willcox, uno de los autores del libro “El Programa Okinawa”, sostiene que las principales características del régimen alimenticio de los okiwaneses, contiene pescado, verduras, soja, cereales integrales, algas kombu –que tienen un alto contenido en yodo–, tofu, calamares y pulpo. Mientras que entre los vegetales que más ingieren mencionó la batata morada –rica en carotenoides, flavonoides, licopeno y vitamina E– y pepinos amargos.

Foto

En ese orden de ideas, explicó que la dieta Okinawa se caracteriza por ser baja en calorías, azúcar y grasas animales, y rica en vegetales.

Hasta ahora ha quedado demostrado, según estudios de expertos, que en el envejecimiento influyen muchos aspectos, pero es la alimentación la responsable del 30% de la longevidad. Durante muchos años se han evaluado los hábitos de vida en naciones donde se concentra el mayor número de personas centenarias, comprobándose que comparten algunas costumbres en su nutrición: En todos los casos sus pobladores llevan una dieta baja en calorías, con pocas grasas animales, muchos vegetales, y poco azúcar.

¿Me conviene o no?

A continuaciones algunas recomendaciones basadas en la dieta Okinawa:

  • Incorporar cereales integrales, legumbres de todo tipo y arroz yamaní. Evitar las harinas refinadas, el pan y las pastas.
  • Comer frutas, verduras y algas marinas.
  • Consumir alimentos que contengan flavonoides, los cuales protegen contra problemas cardiovasculares y son antioxidantes. Entre los más conocidos se encuentran la manzana, la cebolla y los cítricos.
  • Comer soja en todas sus versiones y tofu.
  • Desayunar productos lácteos descremados.
  • Infaltable: ¡El pescado! Gran proveedor de Omega 3.

Esta dieta tradicional contribuye a reducir los riesgo de todas las enfermedades relacionadas con la edad e incluso puede extender la vida más allá de lo esperado, según un estudio publicado en el año 2009 den el “Journal of the American College of Nutrition”. Normalmente las personas que habitan en la isla de Okinawa consumen 500 calorías menos por día que quienes siguen dietas occidentales. La dieta de Okinawa intenta ayudar a la gente a modificar sus hábitos alimenticios para que se parezcan a la de los de sus nativos.