Hollywood está repleto de acusaciones de abuso y acoso a la mujer, y cada día aumentan las declaraciones de actrices que han sufrido de una u otra forma una experiencia de acoso sexual. Ahora son Jennifer Lawrence y Reese Witherspoon se añade el crecimiento de la campaña “me too (“yo también”). 

Luego de que salieran a la luz una serie acusaciones por abuso y agresión sexual, en contra del productor cinematográfico Harvey Weinstein. Frente a ese panorama, varias estrellas han alzado la voz para exhibir diversos casos del mismo tipo, a través de una campaña en redes sociales denominada #MeToo.   

Después de que Angelina Jolie, Gwyneth Paltrow, Ashley Judd o Asia Argento, entre muchas otras, denunciaran desde presuntos comportamientos sexuales abusivos a supuestas violaciones por parte de Weinstein, numerosas mujeres han dado un paso al frente para compartir sus propias experiencias de agresiones. 

Jennifer Lawrence participó el lunes en Los Ángeles en una gala de la revista Elle dedicada a las mujeres en Hollywood, en donde la actriz recordó experiencias “degradantes y humillantes” que ha vivido a lo largo de su carrera en el cine. Así, contó que una productora la obligó a desnudarse junto a “unas cinco mujeres que eran mucho, mucho más delgadas” que ella. “La productora me dijo que debería usar esas fotos mías desnuda como una inspiración para mi dieta”, afirmó. 

La ganadora del Oscar por “El lado bueno de las cosas” (2012) también aseguró que, en otra ocasión, le pidieron que perdiera casi siete kilos en dos semanas. En otro episodio, y tras quejarse ante un productor del régimen de adelgazamiento que le exigían, el ejecutivo le dijo a Lawrence que no entendía “por qué todos pensaban” que estaba gorda cuando, en su opinión, “estaba perfectamente ‘follable‘”. 

Por su parte, Witherspoon dijo el lunes por la noche al público en los Premios Elle Women, en Hollywood, que las revelaciones recientes contra el productor Harvey Weinstein han hecho que sus propias experiencias “regresen muy vívidamente”. 

Witherspoon dijo que tuvo “un disgusto con el director que me atacó cuando tenía 16 años y enojo contra los agentes y productores que me hicieron sentir que el silencio era una condición para mi empleo”. 

Ojalá pudiera decirles que fue un incidente aislado en mi carrera, pero tristemente no fue así. He tenido múltiples experiencias de acoso y agresión sexual y no hablo de ello demasiado a menudo“, indicó. 

También en el acto de la revista Elle, la presidenta de Lucasfilm, Kathleen Kennedy, apostó por la creación de una comisión encargada de idear nuevos mecanismos de protección para evitar el abuso y el acoso sexual en Hollywood. La ejecutiva detrás de las películas de “Star Wars” pidió que en esa comisión se involucre toda la industria, desde estudios a sindicatos pasando por agencias de talento. 

 Noticia con información de: www.lavanguardia.comwww.nacion.com