El actual primer ministro británico, el conservador Boris Johnson y el laborista Jeremy Corbyn se enfrentaron por última vez en televisión, antes de las elecciones generales que tendrán lugar en el Reino Unido el próximo 12 de diciembre.

Como era de esperarse, la mayor parte del debate transmitido en vivo por la cadena BBC giró entorno al Brexit, tema dominante de la campaña electoral.

Johnson reiteró que, de mantenerse en el poder, sacará al Reino Unido de la Unión Europea (UE) el 31 de enero próximo, en virtud del ‘acuerdo magnificó’ que negoció con sus pares de la alianza en octubre pasado.

Por su parte, Corbyn insistió en su promesa de negociar un nuevo tratado de retirada con la UE, y luego someterlo a otro referendo donde los británicos tendrían también la opción de votar a favor de permanecer dentro de la alianza.

Johnson aprovecha ambigüedad laborista

La supuesta ambigüedad del líder laborista, quien días atrás dijo que se mantendría neutral en la eventual consulta sobre el Brexit, también fue explotada por el gobernante conservador, quien recalcó que es el único capaz de poner fin a la crisis política por la que atraviesa el Reino Unido.

Los dos pesos pesados de la política británica también debatieron sobre el sistema de salud pública, convertido en otro tema central de la puja electoral después que los laboristas denunciaron que los conservadores pretenden incluirlo en el acuerdo de libre comercio que quieren firmar con Estados Unidos una vez que se concrete el Brexit.

Tras negar tales acusaciones, Johnson dijo que son especulaciones como las del ‘triángulo de las Bermudas’.

Ambos líderes también repasaron sus promesas de campaña sobre las inversiones que harán sus respectivos gobiernos en temas sociales y de seguridad.

Ganador con estrecho margen

Una encuesta rápida hecha por la firma YouGov inmediatamente después de concluido el debate dio como ganador a Johnson, aunque por estrecho margen.

De acuerdo con el sondeo, el 52 por ciento de los entrevistados opinó que el Primer Ministro salió mejor parado, mientras que el 48 por ciento votó por Corbyn.

Agencias