La modelo y empresaria inglesa, Katie Price decidió movilizar las redes sociales pidiendo ayuda para encontrar al que estaba faltando el respeto a su hijo discapacitado,  de 14 años, Harvey, y lo ha logrado.

Katie, harta de ver cómo tratan de hacer sufrir a su hijo, pidió a sus seguidores que la ayudaran a encontrar al que se escondía detrás de esos tweets ofensivos, y las redes sociales se pusieron en marcha. Descubrieron que se trataba de Mark Williams, un hombre que empleaba esta red social para insultar a todo el que le apetecía, según confirma The Sun.
Estrellas de la televisión, personas con discapacidad, homosexuales, extranjeros…todos eran foco de la enorme lista de tweets groseros de Williams, conducta que le ha costado su puesto de trabajo. “Él ya no trabaja aquí. Él fue despedido”, comentaban sus compañeros.
Mark quiso disculparse públicamente, aunque algo tarde:“Me gustaría disculparme sinceramente, ante todo, Katie Price, Harvey y su familia por los comentarios inmaduros e irreflexivos que he hecho. En segundo lugar con mis amigos cercanos y mi familia, me gustaría disculparme por la vergüenza que les he causado. A todos los que he trastornado y enojado con mis comentarios por favor, que esto no es lo verdaderamente soy, los comentarios fueron desconsiderados y lamento profundamente mis acciones”. Y agregó: “Esto me ha llevado a perder el trabajo al que siempre me he dedicado totalmente y nunca pensé que mis comentarios de mal gusto causaría tanto dolor y rabia”.
Noticia con información de: www.cuatro.com