De 2010 a 2017 mucha agua ha corrido bajo el puente. Hace siete años era común ver a Katy Perry y Taylor Swift en citas de amigas juntas, compartir en fiestas y salir en cuanto sarao de famosos se presentaba en el ambiente. Ambas iniciaban sus carreras en solitario y la expectativa de lo nuevo estaba en el ambiente. 

 Pero el panorama cambió. Ahora en 2017, las divas no pueden ni verse.  ¿Qué llevó a estas artistas a ser enemigas? Las especulaciones de la prensa lanzan hipótesis como rivalidad musical y hasta problemas de faldas.  

La pugna ha llegado firmemente al terrero de las redes sociales en donde seguidores de ambas estrellas pop se la pasan lanzando improperios –en forma de memes- para descalificar a las cantantes. 

¿Cómo inició todo? 

Aunque eran amigas no había influencia de la una en la otra. Swift era una cantante azucarada con odas a lo country, mientras que con una fórmula más felina, Katy Perry daba pasos agigantados al salir del anonimato e impactar no solo con su música sino con sus extravagantes looks. 

Uno de los orígenes del conflicto podría ser ese momento en que los representantes de Swift decidieron que debían ajustar ciertas cosas para atender a las peticiones del mercado y fue así como la hicieron dejar su imagen de niña buena del campo para competir en el renglón de superestrellas del pop. 

La posibilidad de verse amenazadas en la conquista por el éxito dividió para siempre la amistad. 

¿Un problema amoroso? 

Tanto Swift como Perry tuvieron romances en momentos diferentes. Pero aparece en escena la relación con John Mayer, un polémico enlace que tuvo una excesiva exposición en los tabloides estadounidenses. 

Se especula que la rubia entonces amiga de Perry no aceptó este romance y allí habría otro punto de quiebre. Vino entonces un pronunciado alejamiento. Todo se mantenía en tensa calma y en una lanzadera de indirectas a través de redes sociales.  

El polvo volvió a levantarse cuando Taylor Swift lanzó el tema “Bad Blood”, en español “mala sangre”. “Nena ahora tenemos mala sangre/ ¿Por qué tuviste que hacer esto? / Pensé que podía confiar en ti / ¿Tuviste que arruinarlo? / ¿Por qué tenías que golpearme donde más me duele?”, dice la letra del tema musical. 

El video de “Bad Blood” Swift se hizo acompañar de una marea de nuevas celebridades como Cara Delevigne, Selena Gómez y Zendaya, en donde se autoproclamó como la nueva reina del pop. Salió entonces Madonna, la Reina del pop, con el single “Bitch I’m Madonna” en donde reivindica su título y en donde por cierto aparecen Beyoncé, Nicki Minaj y por supuesto Katy Perry. 

Perry además no es de quedarse con lo que piensa y lanzó “Swish swish” en donde hace lo suyo.