La crisis en Venezuela tomó una nueva víctima, se trata de la empresa Kellogg que anunció este martes que cesará sus operaciones, luego de más de 50 años en el país. El presidente de la nación, Nicolás Maduro, ordenó inmediatamente la toma de las instalaciones por parte de sus trabajadores y amenazó con involucrar a la Interpol en el caso.

La salida de la compañía fabricante de alimentos sorprendió a los trabajadores y un grupo de ellos permanecía en las puertas de su unidad local, sin poder ingresar a las instalaciones, dijeron exempleados y fuentes del sector industrial en la región.

La empresa estadounidense, una de las pocas que seguía produciendo cajas de cereales en el país, dijo que la decisión es definitiva por el deterioro de la situación económica y social en el país sudamericano.

“Es la guerra de las transnacionales y el imperialismo”, dijo el mandatario venezolano en medio de un acto de campaña a pocos días de las elecciones presidenciales donde busca un segundo mandato. “La empresa se la hemos entregado a los trabajadores (…) y vamos a iniciar acciones judiciales para solicitar el código rojo a los dueños y que paguen en los tribunales”, agregó. Maduro consideró el cierre como una ilegalidad.

La multinacional confirmó, horas después, que las autoridades de Venezuela confiscaron su fábrica de cereales. Unos 380 trabajadores empezaban a recibir en sus cuentas bancarias el pago de la liquidación.

“Llegamos esta mañana con esa sorpresa (…) Me siento decepcionado y triste”, dijo la tarde del martes un operador de máquinas que trabajó 26 años en Kellogg y prefirió mantener su nombre en reserva.

Compañías como Clorox, Kimberly Clark y General Motors abandonaron el país en los últimos años de manera similar, agobiados por cinco años de recesión e hiperinflación.

 La salida de Kellogg llega en medio de las tensiones que por meses persisten entre las empresas y el Gobierno, que intenta detener las subidas de precios, pero no vende tampoco divisas a tasa oficial a las firmas que producen a mínimos por falta de materiales o bajas ventas.
Con información de www.lta.reuters.com