La actriz Portia de Rossi se unió hoy a las mujeres que han denunciado acoso sexual en el mundo de Hollywood, al relatar por las redes sociales un mal encuentro con el director y actor Steven Seagal. Las acusaciones salpican a actores como Kevin Spacey o Dustin Hoffman, y cineastas como Brett Ratner o James Toback, además de Seagal. 

El movimiento #MeToo, por fortuna, no fue flor de un día y cada semana se suman nuevas voces a la reivindicación contra el acoso sexual, impune, hasta ahora, por la cultura del silencio, la tiranía de la jerarquía laboral y el pánico al estigma si se denuncia. La última mujer en dar un paso al frente ha sido Portia de Rossi, actriz australiana-estadounidense que saltó a la fama por su papel de abogada de Nelle Porter en Ally McBeal, y de Lindsay bluth en la comedia Arrested Development. 

Según escribió la actriz nacida en Australia en 1973 en su cuenta de Twitter, tenía una audición final con Seagal en la oficina de éste, aunque no indicó dónde ni cuándo ocurrió. 

Me dijo lo importante que era tener química fuera de la pantalla mientras me sentaba y se desabrochaba los pantalones de cuero“, contó la actriz, esposa de la conocida presentadora Ellen Degeneres. 

De Rossi salió corriendo de la oficina y llamó a su representante, que se limitó a contestar: “Bien, no sabía si era tu tipo”. 

Hace unos días, la actriz Julianna Margulies, protagonista de la serie “The Good Wife“, relató en un programa radiofónico una experiencia similar con Steven Seagal en los años noventa, en la habitación de un hotel de Nueva York donde se alojaba. “Salí de allí ilesa, no sé cómo. Grité para poder salir de allí”, explicó Margulies. 

Margulies, explica que una agente de casting le pidió que acudiese a la habitación de un hotel de Nueva York donde se alojaba Seagal para una audición de última hora. Yo vivía en Brooklyn y dije ‘no hago eso, no tengo dinero para el taxi ni cojo el metro tan tarde’. Ella me dijo que no me preocupase, que me lo pagarían y que ella estaría allí. Llegué al hotel a las 22.40 y ella no estaba. Estaba él, solo. Se aseguró de que viese su pistola. Nunca había visto una en la vida real. Salí de allí ilesa, no sé cómo. Grité para poder salir de allí”. 

Hollywood, tras el escándalo en torno al productor Harvey Weinstein, acusado por decenas de mujeres en diferentes casos de agresión sexual, se encuentra inmerso en una enorme polémica ante el goteo constante de nuevas acusaciones de abuso y acoso sexual. 

  Antes lo habían hecho la actriz Rae Dawn Chong y la periodista Lisa Guerreros. Sus declaraciones no chirrían cuando se escuchan las grabaciones del actor desveladas por el DailyMailTVSeagal insulta el trabajo de unas reporteras: “Son un montón de putas sucias, malfolladas y chifladas”. No sólo eso. También se sintió legitimado para dar un consejo a estas mujeres: “Si queréis que os escuchen, dedicaos a la pornografía y no al Periodismo. Son un montón de putos agujeros”. 

Noticia con información de: www.2001.com.ve, www.elcomercio.pe, www.elespanol.com