La inminente puesta en libertad de John Worboys, 60 años, conocido popularmente como ‘el taxista violador’ (‘the black cab rapist’), ha causado un furor popular en el Reino Unido.

Su discreta presencia en el asiento del conductor no lo hacía diferente de los miles de hombres que manejan los icónicos taxis negros de Londres. Sin embargo, detrás de su amistosa fachada, John Worboys escondía un motivo siniestro.

Worboys, condenado por abusar sexualmente de 12 pasajeras, puede salir de la cárcel sin cumplir siquiera diez años de condena, pese a que más de 100 mujeres denunciaron a posteriori haber sido víctimas y la policía sospecha que pudo estar involucrado en más de 500 ataques sexuales.

Se cree que entre 2002 y 2008 este sujeto llevó a cabo más de 100 violaciones y abusos sexuales en mujeres que viajaban en su auto y a quienes había narcotizado.

En 2009 fue condenado por 19 delitos, incluidos violación y asalto sexual, y se le sentenció a al menos ocho años en prisión.

El taxista violador, que fue actor porno y trabajó en un club ‘strip tease’, usó durante 13 años su turno de noche para capturar a sus víctimas, habitualmente mujeres jóvenes que viajaban solas. Al poco de entablar conversación, les mostraba una bolsa llena de billetes que supuestamente había ganado en el casino y les ofrecía vodka o champán para “celebrar” la ocasión.

La mezcla de alcohol y pastillas sedantes diluidas surtían un efecto fulminante en sus víctimas, expuestas a “actos degradantes” durante horas, según constó el juicio celebrado en el 2009. Worboys fue condenado finalmente a una “sentencia indeterminada por protección púbica” (un mínimo de ocho años) por una violación y once abusos sexuales.

Ahora, después de pasar 10 años detenido, Worboys, de 60 años, está a punto de ser puesto en libertad condicional y su caso ha causado conmoción en el país.

 

La Junta de Libertad Condicional (Parole Board) revisó recientemente su caso, a la luz de un fallo del Tribunal Europeo de Derechos Humanos que afectó a los 3.300 presos por sentencia “indeterminadas de protección pública en el Reino Unido“. La Junta consideró que Worboys no representa un “riesgo para la sociedad” y se pronunció a favor de su puesta en libertad, que será efectiva en las próximas semanas.

 

Casi se sale con la suya

El hombre elegía víctimas que habían estado bebiendo. Y posteriormente muchas dudaron de sí mismas o se sentían avergonzadas o pensaban que le quitarían el tiempo a la policía.

Eventualmente el taxista fue atrapado cuando una mujer fue a la policía para someterse a un análisis después de terminar desplomada en un baño después de haber aceptado una de sus bebidas.

Posteriormente se presentaron más mujeres a acusarlo y gracias a la evidencia que se logró recoger el hombre fue llevado a juicio.

Noticia con información de: www.elmundo.es, www.bbc.com