La reina Isabel, acompañada de otros miembros de la familia real británica, asistió hoy a los actos conmemorativos por el centenario de la Real Fuerza Aérea, RAF, del Reino Unido.

Cien días después de cumplirse oficialmente el centenario de la RAF, fundada el 1 de abril de 1918, Londres fue testigo de una celebración que ha contado con la participación de más de 1.300 miembros de la fuerza aérea y el despliegue de más de un centenar de aviones en el cielo de la capital británica.

Este 2018 se cumplen 100 años desde que tras lo sucedido en la I Guerra Mundial los mandos británicos decidiesen crear la primera fuerza aérea independiente del mundo, la Real Fuerza Aérea Británica, también conocida como RAF (por sus siglas en inglés). 100 años en los que los aviadores de las islas han sobrevolado los cielos de todo el mundo y en muchos casos siendo claves para la historia.

Desde la mítica batalla de Reino Unido contra la temida Luftwaffe de los nazis hasta las guerras de Libia o Siria, los británicos siempre han presumido de su poderío aéreo y nunca han dejado de mejorar sus aviones para no perder este buen nombre.

Entre sus aviones se encuentran algunos tan míticos los Spitfire, los Typhoon o los helicópteros Puma que aunque muchos de ellos sean de creación extranjera se han hecho un nombre volando por Reino Unido. Para celebrar este centenario muchos de estas aeronaves volverán a surcar los cielos una vez más y es un gran momento para recordar sus características y la tecnología punta que equipaban.

 

Moda y elegancia real

Este martes se dio la segunda reunión de la familia real británica en menos de veinticuatro horas. El lunes los Windsor asistían en el palacio de St. James al bautizo del príncipe Louis, el tercer hijo de los duques de Cambridge, hoy han celebrado en la abadía de Westminster los 100 años de la Royal Air Force, la Fuerza Real Aérea.

Los duques de Sussex, Meghan y Harry, y los de Cambridge, Guillermo y Kate, han llegado juntos al acto, que también ha contado con la presencia de la reina Isabel II, ausente ayer en el bautizo de su bisnieto, y del príncipe de Gales y Camilla, duquesa de Cornualles.

Para la ocasión, Meghan Markle ha lucido un elegante vestido negro con cuello barco y falda de vuelo de Dior. Lo ha combinado con un fascinator de Stephen Jones, el mismo diseñador que ayer firmaba el sombrero que se puso para el bautizo de su sobrino con un vestido oliva de Ralph Lauren. Por su parte, Kate Middleton ha repetido de Alexander McQueen con un abrigo color hielo. Se trata del mismo modelo que llevó en el bautizo de su hija Charlotte y a la boda de los duques de Sussex. Su sombrero es de Sean Barrett y el broche que lleva prendido en la pechera de su McQueen pertenece a las RAF. Los maridos de las duquesas vestían el uniforme de estas fuerzas áreas acorde a su rango: el príncipe Guillermo es piloto de las mismas y su hermano el príncipe Harry comandante honorario.

Noticia con información de: www.efe.com, www.elconfidencial.com, www.revistavanityfair.es