Alrededor de 380 arrestos por presuntos delitos terroristas, se han realizado en Reino Unido en los 12 meses previos a junio de 2017, así lo dieron a conocer las estadísticas del Ministerio del Interior, un aumento considerado en los niveles máximos comparado a los años anteriores.

El número de personas detenidas en Reino Unido por su supuesta implicación en actividades terroristas se ha disparado un 68% en el último año, durante un periodo en el que el país sufrió cuatro atentados, una subida en relación a los 226 llevados a cabo en el ejercicio anterior. Se trata del mayor número de arrestos en un año desde que se comenzaron a recoger datos en 2001.

En su informe el Ministerio de Interior destacó que el 14 % de los arrestados fueron mujeres (54), lo que también representa una cifra récord.

De ese total, varios arrestos están relacionados con los ataques terroristas perpetrados en las ciudades de Londres y Manchester en el periodo citado.

El atentado cometido el pasado 22 de marzo en el área londinense de Westminster, que acabó con la vida de cinco personas, llevó a la detención de 12 individuos.

Dos meses después, la explosión de una bomba por un terrorista suicida en el Manchester Arena, a la salida de un concierto de la cantante estadounidense Ariana Grande, provocó 22 muertos y la policía detuvo a 23 personas.

Del total de detenciones en el último año, 123 derivaron en la presentación formal de cargos, entre ellos 105 casos en los que se confirmaron las acusaciones sobre terrorismo. Una tercera parte (33) de quienes han sido imputados terrorismo ya han sido procesados y la inmensa mayoría de estos juicios (32) han concluido con una sentencia condenatoria.

Reino Unido ha sufrido durante el periodo analizado cuatro ataques terroristas, el más mortífero de los cuales tuvo lugar el 22 de mayo en Mánchester. 21 personas fueron detenidas por su posible relación con el atropello perpetrado el 3 de junio en el Puente de Londres y la cadena de apuñalamientos posteriores, que se saldaron con un total de ocho fallecidos.

Por número de detenidos, el tercer atentado de la lista ha sido el perpetrado el 22 de marzo en el puente de Westminster, en las inmediaciones del Parlamento británico, y que se ha saldado con 12 arrestos. El autor material de los hechos murió abatido por las fuerzas de seguridad.

Una persona fue detenida por su supuesta relación con un atentado cometido el 19 de junio cerca de la mezquita de Finsbury Park, en el norte de Londres, cuando un hombre arrolló con una furgoneta a fieles musulmanes, y causó un muerto y diez heridos.

Un quinto atentado sacude a Reino Unido, una explosión en el Metro de Londres ha causado 22 heridos este viernes 14 de septiembre, que están siendo tratados en varios hospitales de la capital británica, ninguno en estado crítico, y la mayoría con quemaduras. El atentado se produjo poco después de las 8.15 horas local, al paso del metro.  

Reino Unido mantiene su nivel de alerta antiterrorista en el segundo más alto del escalafón, lo que implica considerar que existe un alto riesgo de que vuelvan a producirse más atentados.

Las fuerzas policiales y el MI5 (los servicios de inteligencia nacionales) tienen abiertas en la actualidad unas 500 investigaciones sobre más de 3.000 individuos, mientras que otras 20.000 “personas de interés” son vigiladas.

Desde mitad de 2013, según el informe, las autoridades han abortado 19 atentados terroristas, seis de ellos desde el ataque a Westminster en marzo.

Noticia con información de: EFE, www.eleconomista.es