El lento arranque de los Cleveland Cavaliers ha sido relacionado con cosas como un campo de entrenamiento acortado, cambio de roster, la avanzada edad de algunos jugadores, un índice de eficiencia defensiva que es último en la liga, además de una serie de lesiones. Así que, tal vez no debería sorprender que LeBron James no cuente con que Isaiah Thomas arregle todo cuando regrese de una lesión en la cadera derecha.

Ahora, LeBron admite que le gustaría ser en un futuro propietario de la franquicia de su Ohio natal. Dice que Thomas no solucionará todos los problemas: “No podemos depender de una sola persona”.

Para ser honesto, no creo que se espere demasiado [de Thomas]“, dijo James previo a la práctica de tiro del jueves por la mañana, antes del partido de los Cavaliers contra los Houston Rockets. “No creo que dependamos de que IT vuelva. Queremos que se tome su tiempo. Cuando sienta que está listo, encajará perfectamente”.

El alero de los Cavaliers culpó a la falta de consistencia y a las lesiones por la mala racha que su equipo atraviesa en el comienzo de una nueva campaña.

No podemos depender de una sola persona. No podemos depender de una sola persona para que seamos tan buenos como queremos ser, ya sea que se trate de IT o de mí mismo o de Tristan [Thompson]. Tenemos muchachos que tienen que dar el paso al frente“.

Los Cavaliers empiezan a transmitir mejores sensaciones, pero tras la última derrota en Houston siguen fuera de los playoffs en el Este y con un balance negativo (5-7) difícil de justificar ante un calendario bastante benévolo. Las piezas no encajan (Wade, Crowder…), Rose ya está con problemas de lesiones y su defensa hace aguas. Solo los Nets y Suns encajan más puntos que los 114,2 de media que reciben. Por si fuera poco el ratio defensivo (113 puntos por cada posiciones) dice que nadie defiende peor que los actuales subcampeones.

Pero LeBron no es solo noticia por negar que todos los problemas de los Cavaliers se vayan a solucionar cuando Isaiah se incorpore al grupo. Su gran motivación es perseguir la sombra de ese fantasma llamado Michael Jordan. Así lo ha admitido. Y una vez se retire de las canchas también ha desvelado que, igual que ahora Air es dueño de los Hornets, que vería con muy buenos ojos ser propietario de una franquicia.
¿Podría ser esta la de su Ohio natal?, le preguntan en una reciente entrevista en The Athletic. “Ser el dueño de cualquier equipo sería una locura”, se arranca King James.

Noticia con información de: www.as.com, www.marca.com, www.espn.com.ve