La relación entre Rafael Correa y Lenín Moreno sigue fracturándose, en esta oportunidad el actual presidente de Ecuador ha hecho un nuevo gesto de distancia, al repudiar los presos políticos y las muertes en Venezuela durante el gobierno de Nicolas Maduro. 

Moreno fue explícito en mostrar su preocupación por la situación en Venezuela al rechazar “enérgicamente” las muertes ocurridas durante las protestas contra el gobierno de Nicolás Maduro. 

En un cambio radical en la posición de Ecuador hacia Venezuela, Moreno pidió anteanoche a través de un mensaje televisivo “que no se derrame una gota más de sangre” en ese país, donde las protestas dejaron en los últimos cuatro meses al menos 122 muertos y casi 2000 heridos. 

Queridos compatriotas es conocida y preocupante la situación por la que atraviesa Venezuela“, expresó Moreno, según la cuenta en Twitter de su despacho @presidencia_ec. 

Por encima de todo derecho, por encima de posturas ideológicas o políticas, la vida es sagrada e intocable (…) la muerte de seres humanos es un hecho que debemos lamentar y rechazar enérgicamente“, señaló.  

No deja de preocuparnos también la cantidad de presos políticos”. 

Moreno dijo también que le preocupa la cantidad de presos políticos“, que en Venezuela suman unos 676, según un reciente informe de la organización Foro Penal Venezolano. 

Agregó que el “mejor mecanismo” para solucionar los problemas es la “democracia directa, que para los mandatarios debería ser la última palabra”. 

Durante su mandato (2007-2017) Correa había sumado a Ecuador al llamado “eje bolivariano”, liderado por el chavismo, y siempre se alineó en apoyo del gobierno de Maduro, algo que Moreno ha tratado de distanciar. 

El presidente de Ecuador hizo un llamado al diálogo: La democracia, es aquella en la que los problemas se solucionan con diálogo entre todos los actores (…) El mejor mecanismo para ello es la democracia directa, para los mandatarios debería ser última palabra”. 

Desde que asumió, el 24 de mayo, Moreno tomó un rumbo político distinto, de diálogo con la oposición, criticó la herencia económica que le dejó Correa y se mostró distanciado de su predecesor. 

Noticia con información de: //www.panorama.com.ve, http://www.lanacion.com.ar