Los padres en Australia se han apresurado en vacunar a sus hijos contra su voluntad, debido a la nueva ley del gobierno “No Jab, No Pay” (Sin Pinchazo, No hay Dinero), dirigida a los progenitores que reciben beneficio tributario si su hijo permanece sin vacunar después del 1 de enero de 2016.

Esta medida ha inundado de llamadas a los departamentos de salud por parte de los doctores y enfermeras, quienes están solicitando ayuda para hacer frente a la gran demanda. Mientras tanto, los organismos correspondientes están aumentando el suministro de vacunas, según informó Sussan Ley, portavoz del Ministerio Federal de Salud.

Asimismo se pudo conocer que los datos estadísticos que miden el efecto de la ley y la política de cobertura de inmunización, no estarán disponibles hasta el próximo mes de abril. “Si bien es demasiado pronto para dar cifras significativas, no parece haber un gran interés en el suministro de vacunas para niños menores de cinco años de edad”, explicó el director de Salud de NSW de las enfermedades transmisibles, Vicky Sheppeard.

A su vez dijo que, por ejemplo, se había producido un aumento en el suministro de las inmunizaciones que se administran a los dos, cuatro y seis meses de edad para proteger contra la enfermedad neumocócica, de un promedio de 24.000 dosis al mes en los meses anteriores a 29.000 dosis en enero.

Anticipando un aumento, el gobierno federal hizo vacunas específicas disponibles para ponerse al día a infantes de de más edad que no habían sido inmunizados en el tiempo recomendado.

Noticia con información de: yournewswire.com