En Londres se comienzan a instalar postes para recargar coches eléctricos. Se necesita de un proceso de adaptación pues se deben instalar un mìnimo de estos postes para poder abastecer a los conductores de autos que usen electricidad.

De fomentarse esta nueva estrategia se estaría contribuyendo con la reducción de las emisiones contaminantes, uno de los grandes problemas de las ciudades del mundo en la actualidad y al que no escapa la realidad londinense. Son apenas los primeros pasos de un proyecto ambicioso pero se necesita la participación activa del público, los fabricantes de automóviles y también proveedores de suministro energético.

Hay algunas consideraciones a tomar en cuenta, como se detallan en un reportaje publicado en urbantecno.com, “existen aún una serie de incógnitas que hacen dudar a las empresas. Es cierto que proyectos como el que quiere llevar a cabo Ionity o E.ON ofrecerán una mayor productividad a las mecánicas alternativas, pero aún es pronto para apostar por un estilo u otro de recarga”.

Sin embargo, Londres cree tener claro que la vía pública seguirá siendo el principal espacio para aprovechar y cargar nuestro futuro coche no contaminante. Por ello, empresas como OVO energy o Ubitricity ya están, curiosamente, instalando postas de recarga utilizando el alumbrado público.

Londres, según lo publicado en el portal Electrek, podría estar siguiendo la misma política empleada desde hace años en los países nórdicos, principales áreas de interés del coche eléctrico en Europa. De hecho, Noruega es el mejor ejemplo de conversión del parque automovilístico en el mundo.

Es importante recordar que la capital británica es una de las ciudades europeas que registra mayores niveles de contaminación, por lo que la popularización de estas medidas no para de incrementarse. Vecinos como Gerard Hargreaves, Consejero de transporte de Chelsea, ya han mostrado su defensa por este tipo de mejoras.

“Hay una creciente demanda de instalaciones de carga y un número creciente de vehículos eléctricos en Kensington y Chelsea. Del mismo modo, la mayoría de los residentes no tienen acceso a un estacionamiento privado para cargar un vehículo bajo esta tecnología. Este tipo de soluciones utilizando el sistema de alumbrado público permite a los conductores cargar cómodamente sus automóviles más cerca de casa, al mismo tiempo que ayudan a combatir la contaminación en Londres”, declaró.

 

(Noticia con información de urbantecno.com)