Hay una nueva posibilidad para el Reino Unido, el gobierno podría unirse al Acuerdo de Asociación Transpacífica (TPP, por sus siglas en inglés) una vez se produzca la escisión del país de la Unión Europea (UE).

Sin embargo, el ministro de Comercio británico, Liam Fox, dijo el miércoles que era demasiado pronto para que el país busque sumarse al Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica. “No sabemos qué éxito tendrá el TPP aún porque todavía no está negociado. Por lo tanto, sería un poco prematuro para nosotros querer sumarnos a algo de lo que no estamos seguros cómo serán los detalles finales“, dijo Fox a Reuters durante una entrevista.

Sin embargo, hemos dicho que queremos ser un país abierto y, por lo tanto, sería tonto de nuestra parte descartar cualquier resultado particular para el futuro. Por eso, mantendremos la mente abierta y querremos dialogar con nuestros socios comerciales globales“, agregó.

El Ministerio de Comercio Internacional, creado tras el referéndum de la UE de 2016, lidera las conversaciones sobre el potencial ingreso en el sucesor del TPP, según adelantan los medios británicos.

“No tiene por qué haber restricciones geográficas en este tipo de relaciones plurilaterales“, declaró a Financial Times el secretario de Estado en comercio, Greg Hands.

Reino Unido sería el único de los once actuales países integrantes del TPP sin litoral en la cuenca del Pacífico.

El proyecto de libre acuerdo comercial entre Japón, México, Chile y Canadá, entre otros estados, sufrió un revés con la retirada de Estados Unidos tras la victoria presidencial del millonario republicano Donald Trump.

Londres no puede firmar acuerdos comerciales externos hasta que concluya el proceso brexit y se defina la futura relación con la UE.

El diario Financial Times reportó el miércoles que Reino Unido había iniciado conversaciones informales para unirse al TPP, en un intento por alentar las exportaciones tras el Brexit.

Durante su visita a China, Fox manifestó, en tanto, que Gran Bretaña sigue dando la bienvenida a la inversión extranjera, en medio de unas conversaciones económicas de larga data entre Pekín y Londres que han cobrado renovada importancia para Reino Unido, que busca reinventarse como nación comercial a nivel mundial tras su salida efectiva de la Unión Europea en 2019.

Noticia con información: www.mundo.sputniknews.com, www.swissinfo.ch