Londres está haciendo las gestiones necesarias para solicitar a Rusia que extradite a sus dos ciudadanos sospechosos del envenenamiento del ex agente ruso Sergei Skripal y su hija Yulia, según ha explicado el diario británico The Guardian.

Citando fuentes gubernamentales y de seguridad, el diario afirmó que la Oficina del Fiscal de la Reina (CPS) ya había realizado lasolicitud de extradición y se está preparando para enviarla a Moscú.

 El ex agente ruso Sergei Skripal y su hija Yulia fueron envenenados a principios de marzo en Salisbury con Novichok, un poderoso agente de inervación de un programa químico soviético. Londres atribuyó el envenenamiento a Moscú, que ha negado en todo momento cualquier implicación con el caso.

Tres meses después, una pareja que vivía en la misma zona donde se había producido el envenenamiento, Charlie Rowley y Dawn Sturgess, fueron hospitalizados en estado grave después de ser víctimas del mismo veneno contenido en una botella de perfume recolectada por Rowley, el marido. Este último había salido del hospital después de unas tres semanas de tratamiento, pero su compañera no había sobrevivido al envenenamiento.

El asunto Skripal provocó una grave crisis diplomática entre Londres y Moscú, y causó una ola de expulsiones cruzadas de diplomáticos que también involucraron a países aliados en el Reino Unido.

Noticia con información de: La Vanguardia