El Gobierno de Londres quiere evitar reintroducir controles fronterizos entre la República de Irlanda e Irlanda del Norte tras el Brexit, según un documento divulgado para abordar las circunstancias únicas de esa región británica.  

Así el Reino Unido reafirma también su determinación a mantener la llamada Área de Circulación Común (CTA), que posibilita la libre circulación de ciudadanos británicos e irlandeses hacia ambos lados de la frontera.  

De cara a la tercera ronda de negociaciones con la Unión Europea (UE), que comenzará el próximo día 28 de agosto, el Ejecutivo de Theresa May está desgranando su postura ante temas claves en el proceso de diálogo con los Veintisiete.  

Entre ellos, difundió un primer texto para aclarar su intención de negociar un pacto con Bruselas para ampliar temporalmente las ventajas comerciales de la unión aduanera tras la salida del bloque, prevista para marzo de 2019.  

Evitar la instalación de controles fronterizos entre la República de Irlanda y la región británica de Irlanda del Norte es una de las prioridades de Londres en las negociaciones sobre el “brexit”, según un documento que publicará este miércoles el Gobierno del Reino Unido.  

El Reino Unido espera además que se mantenga vigente la llamada Área de Circulación Común (CTA), con casi un siglo de recorrido, que permite la libre circulación de ciudadanos británicos e irlandeses hacia ambos lados de la frontera.  

En 2015, Irlanda del Norte vendió 10.700 millones de libras (11.770 millones de euros) en bienes al resto del Reino Unido y 2.700 millones de libras (2.970 millones de euros) a Irlanda. 

El escenario favorito de Londres sería llegar a un pacto que permitiera el libre comercio entre el Reino Unido y la UE que ahora garantiza la unión aduanera, y que evitaría la necesidad de establecer controles fronterizos en el límite con Irlanda. De no ser así, abogaría por un acuerdo comercial “altamente simplificado” entre ambas partes. 

El titular británico para Irlanda del Norte, James Brokenshire, opinó que con estas propuestas se “muestra el compromiso del Gobierno para proteger y avanzar en los intereses únicos de Irlanda del Norte”. Al mismo tiempo, dijo, el texto proporciona “ideas flexibles e innovadoras” para “hallar una solución práctica que reconozca el contexto económico, social y cultural único de la frontera terrestre con Irlanda, sin crear obstáculos al comercio dentro del Reino Unido”

Noticia con infomacion de: www.20minutos.es, www.eluniversal.com