El Partido de Los Trabajadores (PT) de Brasil nombró el sábado oficialmente al expresidente Luiz Inácio Lula de Silva como su candidato para la elección presidencial de octubre, pese a que cumple condena en prisión por cargos de corrupción que casi con certeza impedirán que postule.

El 16 de agosto inicia la campaña electoral, para las elecciones del 7 de octubre de presidente, vicepresidente y Congreso, entre otros

Lula ha estado en prisión desde abril, pero encabeza los sondeos de intención de voto cuando es incluido como candidato. Como no pudo asistir a la convención, habló al partido en una carta con un tono desafiante.

“Hoy, nuestra democracia es amenazada. Quieren hacer una elección presidencial de cartas marcadas, excluyendo al nombre que está al frente en la preferencia popular en todos los sondeos”, escribió Lula.

La convención terminó sin que el PT declare un candidato a la vicepresidencia, llevando los plazos electorales al límite y sumando un grado de incertidumbre a lo que ya es la elección más indefinida de Brasil en décadas.

Los partidos tienen hasta el domingo para realizar convenciones y nombrar candidatos, aunque las consecuencias de no cumplir con ese plazo no están claras, pues otro documento dice que existe plazo hasta el 15 de agosto para declarar nominados ante la autoridad electoral.

Líderes del PT, incluyendo a la presidenta del partido, la senadora Gleisi Hoffmann, negaron que tengan un candidato de Plan B para que ocupe el lugar de Lula si a él le prohibieran postular, como se prevé que ocurra.

La ley electoral descalifica a personas para postular a cargos públicos si tienen condenas por corrupción que hayan sido mantenidas tras una apelación inicial.

Al menos otros ocho partidos políticos brasileños celebraron convenciones el sábado, ratificando en gran medida a sus candidatos a la presidencia y vicepresidencia o respaldando a abanderados de partidos aliados.

El partido Rede Sustentabilidade (REDE) nominó a la exsenadora y exministra de Medioambiente Marina Silva para su tercera postulación presidencial, mientras que el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) de centroderecha lanzó la candidatura del cuatro veces gobernador de Sao Paulo Geraldo Alckmin.

Silva y Alckmin ocupan el segundo y tercer lugar, respectivamente, en los sondeos que excluyen a Lula, detrás del candidato de ultraderecha Jair Bolsonaro.

 

Con información de www.lta.reuters.com