Las madres estrictas tienen hijas más exitosas, pues quien se esfuerza y obra mediante exigencias se fortalece y supera, confirma un estudio de la Universidad de Essex en Inglaterra, publicado en medios digitales.

Para la investigación se analizó la evolución de más de 15 mil niñas de entre 13 y 14 años hasta que cumplieron los 20, así como el tipo de progenitora de cada una de ellas y el estilo educativo. Según el estudio mientras más altas eran las expectativas de las madres, mayores las metas y el esfuerzo que ponían las hijas.

El seguimiento, que manifestó la necesidad de los límites y normas, concluyó que la mayoría de las hijas de madres exigentes que imponían muchas reglas a cumplir y disciplina matricularon en la universidad y obtuvieron buenos puestos de trabajo, incluso antes de terminar la escuela.

las adolescentes con madres poco permisivas fueron menos propensas a salir embarazadas

Además de los estudios universitarios, la investigación abarcó el índice del embarazo en la adolescencia y determinó que las adolescentes con madres poco permisivas fueron menos propensas a salir embarazadas.

De acuerdo con los expertos no existe una manera correcta de educar a los niños, pero si existe comunicación y apoyo, los niños tendrán una infancia feliz y un futuro prometedor. El estudio concluyó igualmente que no es la violencia o crueldad lo que abre el camino de los hijos hacia una adultez de éxito; castigarlos más, mostrarles poco cariño y ser injustos no es bueno para los pequeños.

La importancia es saber hasta dónde pueden llegar los hijos, utilizar una mano para exigir y otra para abrazar, ser compresivas y conocer que las metas impuestas no deben quedar por debajo ni muy alto de sus posibilidades, aseguraron los expertos.

Con información de www.prensa-latina.cu y www.vanguardia.com.mx