El Manchester City se proclamó campeón de la Premier League faltando cinco jornadas para la finalización del campeonato después de que el Manchester United, segundo clasificado, haya caído derrotado en su estadio ante el colista West Bromwich Albion(0-1).

El gol de Rodriguez en el minuto 72 ha certificado el título para el club citizen, el quinto de su historia, que no podrá celebrar su conquista sobre el césped después de que ayer venciera al Tottenham en Wembley (1-3).

El City de Pep Guardiola ha dominado con puño de hierro el campeonato doméstico desde el principio hasta el final, marcando un ritmo de puntuación imposible de seguir para sus perseguidores, que desde muy pronto le perdieron de vista en la clasificación. El equipo de Guardiola ha desplegado un juego vistoso y de ataque innegociable solo ha perdido dos partidos en lo que va de Premier, frente al Liverpool en Anfield Road (4-3) y contra el United la jornada pasada en casa (2-3).

Hasta el momento ha marcado 93 goles (2,8 por partido) y ha encajado solo 25 (0,7 por partido).

Guardiola celebró su título número 23 en su carrera profesional en los banquillos y el segundo, tras la Copa de la Liga, en Inglaterra. El campeonato más igualado, disputado y reñido del mundo claudicó ante la superioridad de un equipo que ha sufrido una transformación radical.

“El mayor reto es jugar bien”. En julio de 2016, Guardiola dejó claro que quería impregnar de identidad e historia a un equipo lejos de los gigantes de Inglaterra. Tras un año en blanco en donde aprendió y adquirió la experiencia necesaria para adaptarse al país, al equipo y al juego británico, el técnico catalán, mediante un trabajo incansable en la búsqueda de la perfección, ha conseguido que la Premier se adapte a el.

“En siete años he ganado 21 títulos, es decir, tres títulos al año jugando de esta manera”. Así defendió su modelo Guardiola en octubre de 2016 tras salir goleado (4-0) del Camp Nou. Dos años después, el técnico ha dotado de las herramientas necesarias a un equipo que ha sacado adelante su asignatura pendiente, la falta de gol. Con el doblete en el bolsillo, los próximos retos pasan por alcanzar el mayor número de victorias, el mayor número de goles y el de más puntos en una temporada.

Noticia con información de: www.marca.com y www.mundodeportivo.com