Un total de 109 personas fueron arrestadas este miércoles en París (Francia) después de la ola de actos violentos, en las protestas contra las reformas del presidente Emmanuel Macron, en la víspera coincidiendo con la celebración del Día Internacional del Trabajo, dijo la policía de la capital francesa.

Seis vehículos fueron incendiados, un restaurante quedó destrozado y varias agencias automotrices sufrieron vandalismo en las tensas manifestaciones del martes.

Los detenidos son sospechosos de delitos que incluyen portar armas prohibidas que disparan proyectiles.

A pesar de que varias personas resultaron heridas y algunas tuvieron que ser hospitalizadas, el ministro del Interior de Francia, Gérard Collomb, dijo el miércoles a la televisora France 2 Television que estaba contento de que “nadie resultó herido de gravedad”.

La oposición aprovechó la ausencia de Macron, que está de visita oficial en Australia, para presentar una imagen de desorden en un país sin líder en medio de las críticas a la policía por no actuar lo suficientemente rápido para calmar la violencia.

De acuerdo al jefe de la policía de París, Michel Delpuech, los actos violentos fueron perpetrados por agresores enmascarados de un grupo libertario llamado ‘Black Blocs’, que tiene unos mil 200 miembros y que estuvo al margen de la protesta que congregó a 20 mil personas.

La intención de los activistas radicales era generar el caos, agregó.