El coordinador general de la ONG Una ventana a la libertad, Carlos Nieto Pala, señaló que la masacre de Puerto Ayacucho, estado Amazonas, donde murieron 37 reclusos, no fue un enfrentamiento sino una masacre por parte de la Operación de Liberación del Pueblo (OLP). 

Los Operativos de Liberación del Pueblo OLP, consisten en una “toma” temporal de una zona en que retienen a hombres y mujeres para posteriormente ser verificados en el Sistema Integrado de Información policial (SIIPOL) y de determinar si han cometido algún delito, según lo dicho por voceros del oficialismo en Venezuela. 

37 reclusos murieron dentro del Centro de Detención Judicial del estado Amazonas, en Puerto Ayacucho, durante la toma del centro penitenciario por parte de funcionarios de seguridad del Estado. 

El Ministerio Público, presidido de forma ilegal por Tarek William Saab, confirmó los decesos e informó que inició las investigaciones para esclarecer el hecho. 

También resultaron heridos 14 efectivos de seguridad. El fiscal 4to de Derechos Fundamentales y el fiscal primero de Delitos Comunes fueron designados para la investigación. 

Por su parte el gobernador del estado Amazonas, Liborio Guarulla, había denunciado que más de 35 presos habían fallecido durante la toma de este penal, por parte de la Unidad Especial del Ministerio de Relaciones, Interiores, Justicia y Paz (Mrijp). 

Lo que ocurrió en Amazonas me trae mala espina, ninguno de los privados de libertad está herido. Lo veo como una pequeña OLP realizada en una cárcel en plan de exterminio“, denunció Carlos Nieto Palma, director de la ONG Una Ventana a la Libertad. 

El hecho comenzó el martes, 15 de agosto, y terminó el miércoles, 16 de agosto, luego de que los agentes de tres cuerpos de seguridad lograran controlar a los detenidos del centro de detención que albergaba a 105 personas. 

Nieto Palma explicó su tesis luego de analizar una serie de fotografías, en una de ellas se aprecia al grupo de cadáveres apilados unos sobre otros de forma irregular sobre el piso de una estancia cuya pared tenía varios impactos de bala. Algunos de los cuerpos se encontraban semi arrodillados, otros tenían las manos en la espalda y unos más presentaban visiblemente varios tiros. 

En esa imagen algunos tienen las manos detrás, porque probablemente murieron atados. Cuando ya hay rigor mortis, fueron liberados de sus ataduras y se puede presumir que quedaron entonces en esa posición. Hay al menos seis cuerpos con estas características”, explicó un especialista en criminalística. 

Noticia con información de: www.el-nacional.com, www.efectococuyo.com