26 personas murieron y más de 20 quedaron heridas tras un tiroteo en una iglesia cercana a la ciudad de San Antonio, Texas (Estados Unidos), según confirmó el gobernador del estado Greg Abbott. 

También se reportó que el atacante fue encontrado muerto dentro de un coche, sin embargo no se conoce si fue abatido o si se suicidó. La balacera ocurrió en la Primera Iglesia Bautista de Sutherland Springs, una pequeña comunidad a unos 50 km al sureste de la ciudad de San Antonio, Texas, en plena misa. 

El atacante, que fue identificado como Devin Patrick Kelley, un hombre blanco de 26 años, ingresó a la iglesia poco antes del mediodía (1:00 p.m. en Perú) y abrió fuego durante el servicio religioso dominical, al que asisten usualmente unas 50 personas. Un niño de dos años figura entre los heridos, indicó el sitio web del diario Dallas Morning News. 

Los testimonios recogidos por medios estadounidenses señalan que un hombre ingresó al centro religioso disparando indiscriminadamente. El atacante usó un rifle de asalto y llevaba puesto un chaleco antibalas. Vestía completamente de negro. 

En medio de la gira que realiza por Asia, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, afirmó en Twitter que está al tanto de lo sucedido. 

“Que Dios esté con la gente de Sutherland Springs, Texas. El FBI y la policía están en el lugar. Estoy monitoreando la situación desde Japón“, escribió el mandatario. 

El autor de los disparos murió cuando era perseguido, pero no está todavía claro si lo mataron las fuerzas de seguridad o se quitó la vida, dijo el alguacil del condado de Guadalupe, Robert Murphy. 

El alguacil señaló, según recogió CNN, que las fuerzas de seguridad y el autor de los disparos, en la persecución que siguió al tiroteo, entraron en el condado de Guadalupe que es vecino al de Wilson, al que pertenece Sutherland Springs. 

Una portavoz del Centro Médico Connally Memorial en el cercano pueblo de Floresville dijo a la cadena Fox News que habían “aceptado numerosos pacientes después del tiroteo“, pero no dio cifras. 

Vicente González, representante demócrata por Texas, Sutherland Springs es una “pequeña localidad rural“, de mayoría de población anglosajona, y en donde los latinos representan más del 20%. 

Es gente tranquila y buena, que vive del campo y la ganadería, o trabaja en el sector de petróleo y energía”, señaló. 

Se desconocen los motivos que llevaron al atacante a perpetrar el atentado.  

La hija del pastor entre las víctimas. El pastor de la Primera Iglesia Bautista, Frank Pomeroy, le dijo a la cadena ABC que su hija de 14 años, Annabelle, fue una de las víctimas fatales del tiroteo. 

Pomeroy, quien se encontraba fuera de la ciudad, en Oklahoma en ese momento, la describió como “una niña muy bella y especial” en una llamada telefónica a la televisión. 

Noticia con información de: wwwelcomercio.pe, www.bbc.com