La primera ministra británica, Theresa May, realizó este lunes un reajuste en su gobierno y en las estructuras del Partido Conservador pero dejó en sus puestos a los ministros clave, entre ellos David Davis, encargado de negociar el “brexit”.

La primera gran remodelación de su gobierno arrancó de manera accidentada y sin tocar a los pesos pesados del gabinete.

El hasta ahora secretario de Estado de Inmigración, Brandon Lewis, sustituirá al frente del partido a Patrick McLoughlin, después de que los conservadores perdieran la mayoría absoluta en las elecciones de junio de 2017.

En su cuenta de Twitter, la jefa del Ejecutivo informó de que David Lidington, hasta ahora ministro de Justicia, será canciller del ducado de Lancaster -con rango ministerial- así como secretario de Estado para la Oficina del Gabinete.

Lidington sustituye en este segundo cargo a Damian Green, hombre de confianza de May, quien dimitió en diciembre tras un escándalo por el hallazgo de material pornográfico en su ordenador del Parlamento en 2008.

Con esta remodelación, que se irá anunciando hasta el martes, May pretende afianzar su autoridad, maltrecha por el fiasco de las elecciones de junio, y diversificar su gabinete incluyendo a políticos más jóvenes, representantes de minorías étnicas y a mujeres.

Tal como se esperaba, la líder “tory” confirmó en sus puestos a Philip Hammond, que sigue al frente del ministerio de Economía; Amber Rudd, que continúa como ministra del Interior; y Boris Johnson, titular del ministerio de Asuntos Exteriores.

Conservan también sus cargos los ministros de Transporte, Chris Grayling; Medioambiente, Michael Gove; Comercio Internacional, Liam Fox; Desarrollo Internacional, Penny Mordaunt; y para Escocia, David Mundell, mientras que Matt Hancock asume la cartera de Cultura.

Sajid Savid seguirá dirigiendo el ministerio de Comunidades y Gobierno local pero con el añadido de Vivienda. Además, este lunes se conoció la dimisión por motivos de salud del ministro para Irlanda del Norte, James Brokenshire, cuando se cumple un año sin gobierno en la provincia por las diferencias entre republicanos y unionistas.

Fue reemplazado por Karen Bradley, que hasta ahora era secretaria de Estado de Cultura, Medios y Deporte, anunció el gobierno.

David Gauke pasa del ministerio de Trabajo y Pensiones al de Justicia; Greg Clark y Gavin Williamson se mantienen como ministros de Empresa y Defensa, respectivamente, y Jeremy Hunt sigue siendo el responsable de Sanidad, pero añade a su cartera el departamento de Atención Social.

Los pro-Brexit Boris Johnson y David Davis siguen en sus puestos, aunque la primera ministra no se fía de ellos para dirigir lo sustancial de estas negociaciones”, valoró en un editorial el Evening Standard, dirigido actualmente por George Osborne, ex ministro conservador de Finanzas.

Noticia con información de: www.cronicaviva.com.pe, www.biobiochile.cl