Todo está listo para que el próximo 26 de agosto se realice la pelea del siglo entre el boxeador estadounidense Floyd Mayweather y el luchador de artes marciales mixtas irlandés Conor Anthony McGregor en Las Vegas.  

La pelea desde que fue anunciada generó revuelo y los comentarios entre ambas partes fueron intensos, pero ahora bajaron el tono a sus habituales cruces verbales en la última rueda de prensa conjunta que brindaron antes del combate. 

Floyd Mayweather y el irlandés Conor McGregor está rodeado de cifras millonarias. Cada novedad tiene que ver con otro río de dólares. 

Y así sucede con el cinturón reservado al campeón, en una pelea en la que no hay ningún título en juego. El Consejo Mundial del Boxeo (WBC) se ha esmerado en crear uno para la ocasión, bautizado sin disimulo como “The Money Belt’, en honor a uno de sus grandes campeones de la historia, ‘Mr. Money’, Mayweather. 

El presidente del Consejo, Mauricio Suleiman, presentó el cinturón rodeado de los dos púgiles, tan lujoso como caro. 

Hecho con piel italiana de alligator, de color verde, contiene 3.360 diamantes, 600 zafiros, 300 esmeraldas y un kilo y medio de oro de 24 kilates. 

Tras una gira de promoción marcada por los escándalos, los insultos mutuos y los gestos obscenos, Mayweather y McGregor parecieron dejar a un lado el “show” en la conferencia ofrecida el miércoles en la ciudad estadounidense. Aún así, ambos se mostraron confiados de cara al polémico combate del sábado, que enfrentará a un boxeador con un campeón de las artes marciales mixtas. 

Hemos tenido una excelente preparación con mi equipo“, dijo McGregor, quien a sus 29 años es el campeón de la Ultimate Fighting Championship -la empresa más importante de artes marciales mixtas- en el peso ligero. Estamos preparados para los 12 rounds de tres minutos de ritmo sin parar, voy a seguir adelante, voy a poner la presión sobre él y voy a noquear a este viejo“, provocó el irlandés. “Voy a vencerlo en su propio deporte“. 

Mayweather, favorito pese que no combate desde hace casi dos años, no quiso responder directamente a los comentarios de su rival y señaló que su balance de 49 victorias en 49 combates como profesional habla por sí solo. “McGregor es un gran luchador y no será una tarea sencilla. Él es el mejor en lo que hace, pero yo soy el mejor en lo que hago“, dijo el púgil estadounidense de 40 años. 

www.elmundo.eswww.mundodeportivo.com