Por primera vez en la historia de la salud británica, dos medicamentos a base de cannabis, recomendados para el tratamiento de epilepsia y esclerosis múltiple, han recibido la aprobación para ser recetados a través de la Sanidad pública del Reino Unido (NHS, siglas en inglés).

Desde este momento, los médicos podrán recetar en Inglaterra Epidyolex, para niños con dos tipos de epilepsia grave —el síndrome de Lennox-Gastaut y el de Dravet, que causan convulsiones múltiples a diario, y el aerosol oral Sativex, recomendado para espasmos musculares de la esclerosis múltiple, informaron hoy fuentes sanitarias.

Los estudios clínicos concluyeron que la solución oral de Epidyolex, que contiene cannabidiol (CBD), puede reducir el número de convulsiones en un 40% en algunos menores.

El precio de dicho fármaco está estimado entre 5.000 y 10.000 libras (5.600 y 11.200 euros) por paciente al año, sin embargo el laboratorio farmacéutico GM Pharmaceuticals ha acordado suministrarlo al NHS a un precio reducido.

Se estima que tan solo en Inglaterra hay tres mil personas con Dravet y cinco mil con el síndrome de Lennox Gastaut.

Medicina para la rigidez y los espasmos

El otro fármaco —Sativex— contiene THC (componente psicoactivo del cannabis) y CBD, y está recomendado para el tratamiento de la rigidez y los espasmos de la esclerosis múltiple, aunque los médicos no lo podrán recetar para aliviar dolores.

El visto bueno a estas medicinas responde a las nuevas recomendaciones del llamado NICE (Instituto Nacional para la Salud y la Excelencia del Cuidado), el grupo asesor en materia de fármacos y responsable de evaluarlos para algunas enfermedades.

Estos medicamentos serán recetados por el NHS en Inglaterra y se estima que pronto estarán en el resto de las regiones británicas.

La disponibilidad de las medicinas responde a un cambio de la legislación británica en 2018 que autoriza a los médicos recetar cannabis con fines medicinales, pero hasta ahora muchos de estos profesionales se han mostrado reacios a suministrarlos por falta de guías más claras, informan este lunes los medios.

Esta situación ha llevado a muchas familias del Reino Unido a viajar al extranjero en busca de medicinas a base de cannabis, y algunas han llegado a importarlas de manera ilegal.

La pediatra del hospital de niños Great Ormond Street de Londres Helen Cross expresó este lunes su satisfacción por la disponibilidad de estas medicinas, que calificó de «gran noticia».

«Los síndromes de Dravet y Lennox son epilepsias complejas y difíciles, con limitadas opciones de tratamiento y esto da a los pacientes otra opción», añadió Cross a los medios.

Por su lado, la portavoz de la organización benéfica Dravet Syndrome UK, Galia Wilson, dijo que muchas familias «nos preguntan sobre la posibilidad de medicinas a base de cannabis, en concreto cannabidiol, y estamos encantados de que uno está ahora disponible en el NHS».

Agencias