Meghan Markle. actual duquesa de Sussex, acompañó este jueves, por primera vez a la reina Isabel II de Inglaterra, en una visita oficial a la ciudad de Chester, donde participaron en distintos actos.

Es la primera vez que la intérprete, de 36 años, asiste a un compromiso real sin la compañía de su marido, el príncipe Harry, con quien contrajo matrimonio el pasado 19 de mayo en el castillo de Windsor.

La duquesa y la monarca británica se trasladaron esta mañana en el tren hasta Chester, una localidad ubicada a 286 kilómetros de Londres. El tren es la opción de viaje preferida para la reina y otros miembros de la realeza porque les permite trabajar y relajarse en el camino.

Los nueve vagones de este tren se consideran un “palacio sobre ruedas”. Está en uso desde el Jubileo de Plata de 1977, cuando la reina cumplió 25 años en el trono. Esos carruajes reemplazaron a otros que entraron en servicio por primera vez en 1941. Los vagones proporcionan alojamiento para el personal de la casa real, hay espacio para equipos de comunicación y posee su propio suministro eléctrico.

A su llegada a la estación de la ciudad fueron recibidas por las autoridades locales y por cientos de colegiales uniformados que ondeaban banderas del Reino Unido.

Para la ocasión, la reina lució un conjunto en color verde pistacho con un sombrero a juego, como es habitual, mientras que Meghan se decantó por un traje color hueso de Givenchy, que decoró con un cinturón negro, y llevó la cabeza descubierta.

Los actos que atienden en Chester incluyen la inauguración oficial del “Mersey Gateway Bridge”, un puente de seis carriles sobre el río Mersey que facilitará el tráfico entre las localidades de Runcorn y Widnes, y que ha supuesto un desembolso de mil 860 millones de libras (dos mil 110 millones de euros).

Noticia con información de: www.informador.mx y